Bronquiolitis y estacionalidad

Dentro de las enfermedades respiratorias, se ha estudiado la cronobiología del asma. Cochrane y Clarke encontraron que el 68% de las muertes por asma y el 80% de los ingresos en paro respiratorio ocurrieron durante la noche. Los biorritmos, circadianos en este caso, y el sueño, juegan un papel en la patogénesis del asma nocturno [1]. El sueño favorece los incrementos nocturnos en la resistencia de la vía aérea y la disminución del volumen pulmonar por un descenso en la distensibilidad pulmonar, menor tono en la musculatura inspiratoria y un incremento en el flujo sanguíneo pulmonar. La secreción de histamina cuadruplica su nivel máximo a las 00.40 horas, justo cuando se produce una caída fisiológica del calibre bronquial y de la secreción de adrenalina. La temperatura corporal también tiene su nadir a esa hora y se sabe que la caída de la temperatura central es un factor desencadenante de hiperreactividad bronquial. Por otra parte, coincide también con el valor mínimo del pico flujo espiratorio (PEF). Todos estos factores junto con el predominio de tono parasimpático nocturno, favorecen la prevalencia de crisis asmática a partir de la media noche [2].
Esta información sobre el conocimiento de los ritmos biológicos descritos, ha permitido obtener un beneficio cuando la administración de los fármacos se produce a determinadas horas del día, para alcanzar su efecto sobre los cambios fisiológicos [1].

El conocimiento general muestra un carácter epidémico de la bronquiolitis, con pico de incidencia en otoño-invierno. En un estudio estadounidense [3] se recogieron datos en las diferentes regiones del país entre Julio 1990 y Junio 2000. Los resultados obtenidos evidenciaron que la semana media de inicio de la epidemia era la 51 (Diciembre) con pico en la semana 3 (Enero) y una duración media de la epidemia de 15 semanas. Parece que la temporada en las regiones del sur empezaba antes y duraba más que en el resto de la nación. Por tanto, las temporadas de mayor aislamiento de VRS, variaban según la localización geográfica, el año y también el laboratorio. Otros estudios norteamericanos lo corroboran [4], y se observa una tendencia hacia un aumento en la duración de la epidemia de 8 a 10 semanas hace 30 años, a 16 semanas en la actualidad [5].

En Francia [6], el pico epidémico se sitúa en Diciembre, en la región del norte del país y en Enero en el sur. Un 35% de los casos son menores de seis meses. Encuentran tasas más altas y epidemias más precoces en regiones urbanas y mediterráneas. La epidemia suele debutar la semana 44, con pico en la 51 y posterior descenso con cifras no desdeñables en primavera. Este trabajo analiza la relación entre la aparición de la epidemia de bronquiolitis y diagnósticos microbiológicos positivos para VRS. Mientras que los casos de bronquiolitis han aumentado desde 1992 a 1997, no lo han hecho tanto las hospitalizaciones. Estos hallazgos no coinciden con los datos estadounidenses que recogen un aumento en las hospitalizaciones por bronquiolitis [7].

En España, existen estudios que analizan localmente la incidencia de hospitalizaciones por bronquiolitis y aportan datos comparativos con otros países [8] [9], aunque su objetivo se orienta a comprobar el beneficio potencial de la profilaxis, y secundariamente a describir las características de la epidemia. La incidencia varía según la región geográfica y el grupo de riesgo que se estudie. Sobrino y cols apuntan que la epidemia se anticipa cada año con picos cada vez mayores, y es comparable a la epidemia de rotavirus que muestra frecuencia similar, pero con anticipación de cuatro semanas [10]. Artieda y cols estudia la aparición de los casos entre 1996 y 2002 en el Boletín Epidemiológico de Guipúzcoa [11]. El grupo de Cabrera analiza la incidencia entre 1988 y 1991 en las Palmas de Gran Canaria [12], con resultados de mayor incidencia en los meses de diciembre, enero, noviembre y febrero en orden decreciente. En la Universidad de Valladolid, el grupo de Cronobiología ha sido el primero en estudiar la epidemia de bronquiolitis o la infección por VRS mediante análisis cronobiológico [13].

REFERENCIAS

1. Martin RJ, Banks-Schlegel S. Chronobiology of asthma. Am J Respir Crit Care Med 1998,158:1002-1007.

2. Ferraz E, Borges MC, Vianna EO. Influence of nocturnal asthma on chronotype. J Asthma. . 2008 Dec;45(10):911-5.

3. Mullins JA, Lamonte AC, Bresee JS, Anderson LJ. Substantial variability in community respiratory syncytial virus season timing. Pediatr Infect Dis J 2003,22:857-862.

4. Shay DK, Holman RC, Newman RD, Liu LL, Stout JW, Anderson LJ. Bronchiolitis-associated hospitalizations among US children, 1980-1996. Jama 1999,282:1440-1446.

5. Glezen WP. The changing epidemiology of respiratory syncytial virus and influenza: impetus for new control measures. Pediatr Infect Dis J 2004,23:S202-206.

6. Grimpel E. Epidémiologie de la bronchiolite du norrison en France. Arch Pédiatr 2001,8:83-92.

7. Shay DK, Holman RC, Roosevelt GE, Clarke MJ, Anderson LJ. Bronchiolitis-associated mortality and estimates of respiratory syncytial virus-associated deaths among US children, 1979-1997. J Infect Dis 2001,183:16-22.

8. Bonillo Perales A. [Bronchiolitis: the need for a care consensus]. An Esp Pediatr 2001,55:297-299.

9. S Lapeña Lopez de Armentia MRG, JP Martínez Badás, L Castañón Fernandez, . Impacto potencial y análisis coste-eficacia de la profilaxis con palivizumab, en la prevención de bronquiolitis, en prematuros menores de 33 semanas de gestación. An Pediatr (Barc) 2003,59:328-333.

10. L Sobrino Vegas RCP, S Mateo Ontañón. Infecciones por rotevirus notificadas al sistema de información de microbiológica.Temporada 1999-2000. Boletín epidemiológico semanal 2000.

11. J Artieda MB, I Ozkoidi, S Fuentes. Epidemiología de la bronquiolitis en Guipuzcoa. Boletín epidemiológico de la comunidad autónoma del País Vasco.

12. G Cabrera Roca FDO, B Lafarga Capuz , J Calvo Rosales . Estudio clínico-epidemiológico de la infección por virus respiratorio sincitial en el lactante.; 1997:576-580.

13. Alonso A, Andres JM, Garmendia JR, Diez I, Gil JM, Ardura J. Bronchiolitis due to respiratory syncytial virus in hospitalized children: a study of seasonal rhythm. Acta Paediatr 2007,96:731-735.