Bunyavirus

La familia Bunyaviridae se constituyó en 1975 hasta abarcar un grupo grande de virus transmitidos por artrópodos que comparten propiedades morfológicas, morfogénicas y antigénicas.

A. PROPIEDADES.

1. ESTRUCTURA
La morfología es bastante similar a la de la familia Paramyxoviridae. Bunyaviridae forma viriones envueltos, esféricos, con un diámetro de 90-100 nm. Estos virus no contienen proteínas de la matriz pero si unas proyecciones visibles en la superficie de unos 5-10 nm que están formadas por dos glicoproteínas de superficie (G1 y G2), con HA y epítopos de neutralización del virus. G1 tiene que ver con fijación y posee actividad hemaglutinante. G2 tiene que ver con la fusión.

clip_image002[6]

2. GENOMA

Los Bunyavirus tienen un genoma ARN monocatenario de polaridad negativa y segmentado en tres partes: Segmento largo (L), una mediano (M) y el otro corto (S).

clip_image004[6]

– El segmento L codifica la polimerasa dependiente de ARN, necesaria para la replicación viral y la síntesis de ARNm.

– El segmento M codifica las glucoproteínas virales (G1 y G2), las cuales protegen la superficie del virus y le asisten en la unión con la célula hospedadora.

– El segmento S codifica la proteína del nucleocápside (N) y la proteína no estructural (NSs) en algunos géneros entre ellos Phlebovirus y Tospovirus.

Estos segmentos de ARN son de cadena simple, y existen en forma helicoidal dentro del virión. Además, exhiben una estructura pseudo-circular, debido a las porciones terminales complementarias de cada segmento. El genoma total varía en tamaño, de 11 – 19 kilobases.

clip_image006[6]

Los segmentos L y M tienen polaridad negativa. Para el género Phlebovirus y Tospovirus, el segmento S tienen doble polaridad, es decir, que algunas proteínas sobre la cadena de ARN tienen polaridad negativa. El segmento S codifica la nucleoproteína (N) en polaridad negativa y la proteína no-estructural (NSs) en ambisentido.

3. CICLO VIRAL

– Los virus se adhiere a los receptores de acogida a traves de aunque dímeros de glicoproteína Gn-Gc y posteriormente sigue el proceso de endocitosis en vesículas de la célula huésped.
– Fusión de la membrana del virus con la membrana de la vesícula; y segmentos de ribonucleocapside son liberados en el citoplasma.
– Transcripción: La RNA polimerasa viral dependiente de ARN (L) se unen a un promotor en cada segmento encapsulados, y transcribir un ARN mensajero. La transcripción es terminada por una secuencia de horquilla fuerte al final de cada gen. El ARNm viral se capsula en el citoplasma.

clip_image008[6]
– La replicación se inicia cuando presumiblemente hay suficiente nucleoproteína para encapsidar ARN neo-sintetizado.

– Los Bunyavirus se replica en el citoplasma, mientras que el tránsito de las proteínas virales se produce a través del retículo endoplasmático y aparato de Golgi.
– Las ribonucleocapsidas migran hacia la membrana plasmática y el virus se libera por gemación.

B. CLASIFICACIÓN

La familia incluye más de 300 miembros serológicamente distintos, divididos en 5 géneros:

Grupo A: trasmitidos por artrópodos a vertebrados

· Ortho-Bunyavirus: Son los causantes de la encefalitis Bunyamera, la encefalitis de La Crosse, la fiebre Bwamba, la fiebre por Guama, la fiebre por Orepuche o Sambu y la enfermedad de Aino, entre otros.

· Phlebovirus (incluyendo el grupo Uukuniemi): Comprende 68 serotipos antigénicamente distintos, y solo 8 se vinculan con enfermedades humanas: Alenquer virus, Chandiru virus, Chagres virus, Naples virus, Punta Toro virus, Fiebre del valle del Rift, Sicilian virus, Toscana virus.

· Nairovirus: Contiene los virus causantes de fiebre hemorrágica del Congo y Crimea, y la enfermedad de la cabra de Nairobi.

Grupo B trasmitidos por artrópodos a plantas

· Tospovirus: Contiene virus que infectan a más de 400 especies en 50 familias de plantas.

Grupo C trasmitidos por roedores a otros mamíferos

· Hantavirus: Son transmitidos por roedores infectados (zoonosis) y en humanos generalmente producen dos tipos de afecciones: un tipo de fiebre hemorrágica viral, la fiebre hemorrágica con síndrome renal (FHSR); o el síndrome pulmonar por Hantavirus(SPHV), una afección pulmonar muy grave.

C. EPIDEMIOLOGÍA

La forma de transmisión de diferentes géneros de Bunyavirus es diversa, sin embargo son semejantes dentro de cada uno de ellos. Miembros del género Bunyavirus, Phlebovirus y Nairovirus son transmitidos por artrópodos y se mantienen en un ciclo vector-vertebrado; el género Tospovirus también son transmitidos por artrópodos, pero mantienen un ciclo vector-planta; pero el género Hantavirus es mantenido exclusivamente en un ciclo animal-animal.

La mayoría de los miembros de la familia causan una infección durante toda la vida del insecto vector. Varios tipos de insectos como mosquitos, garrapatas, moscas y otros artrópodos pueden transmitir a los Bunyavirus, pero cada virus infecta a un número limitado de especies de insectos y hospederos vertebrados. Muchos Bunyavirus dependen de un animal hospedero para su persistencia en la naturaleza, pero la transmisión de humano a humano generalmente no ocurre, ya que éste es un hospedero accidental.

En general, los factores que afectan a los artrópodos y por ende en la transmisión de un agente patógeno son:

• La capacidad del virus para atravesar el intestino del artrópodo y replicarse en las glándulas salivales, para después infectar al vertebrado.

• El tamaño de la población de artrópodos.

• Los hábitos de picadura (diurnos, nocturnos) y el alcance de vuelo del vector.

• La distribución geográfica y ecológica de cada especie de vector.

• Condiciones climáticas como: temperatura, humedad y lluvias.

Muchos Bunyavirus tienen una forma alternativa de perpetuación, manteniéndose exclusivamente en el artrópodo por transmisión transovárica.

Muchos de los aislamientos de los virus fueron obtenidos del insecto vector porque éstos tienen una infección permanente. El aislamiento en hospederos vertebrados da mejores resultados cuando se obtienen del suero durante el curso del cuadro febril (fase de viremia) o en tejidos, tanto de animales como en humanos recientemente muertos.

Los sistemas de aislamiento mayormente usados son: ratones lactantes y cultivo celular. Algunos virus se replican bien en ambos sistemas, pero otros sólo pueden ser aislados en cultivo celular u hospederos vertebrados especiales. La gran mayoría de Bunyavirus replican en cultivos celulares como BHK-21, vero E-6 o C6-36, que son frecuentemente usados para aislamiento viral y la preparación de stocks de virus. Muchos de estos virus producen un daño a la monocapa de células de vertabrados o insectos, conocida como efecto citopático.

D. GÉNEROS MÁS IMPORTANTES EN HUMANOS.

1. PHLEBOVIRUS

Más de 50 virus están incluidos dentro de este género, separados en complejos antigénicos y que comparten características moleculares distintas a otros géneros. De estos, 8 virus han sido recuperados de personas infectadas (Sandfly fever Naples y Sicilian, Chagres, Candiru, Punta toro, Toscana, Alenquer y Rift Valley fever).

Estos virus son transmitidos por mosquitos o por moscas del género Phlebotomus (sandfies).

La transmisión ocurre por la picadura de unas moscas hematófagas de vuelo limitado pertenecientes a los géneros Phlebotomus, Sergentomyia y Lutzomyia. Phlebotomus papatasi y otros Phlebotomus, así como especies de Sergentomyia son los principales vectores alrededor del Mediterráneo, en el Medio Este y a través de la península arábiga. La transmisión transestadial y transovarial probablemente sirve como un mecanismo alternativo de perpetuación del virus.

En Centro América y América del Sur, los flebótomos del género Lutzomyia son los vectores principales, cuyo hábitat son los bosques. El virus también puede ser perpetuado por transmisión transestadial y transovarial en estos vectores. En América del Sur, la infección en humanos principalmente ocurre en personas que trabajan o viven en la selva. Los virus Punta toro y Chagres vienen siendo aislados de flebótomos panameños, L. ylephilator y Lutzomyia trapidoi que es una especie altamente antropofílica. El virus Toscana es recuperado de Phlebotomus perniciosus (macho y hembra) en Italia y Portugal

El género Phlebovirus comprende virus causantes de enfermedades importantes en humanos, y dentro de éste la fiebre del valle del Rift (Rift Valley fever) y la fiebre de moscas de arena (Sandfly fever). Son enfermedades febriles agudas indiferenciadas y autolimitadas. La enfermedad aparece en forma abrupta, después del período de incubación (3 a 6 días), incluyendo síntomas como: fiebre, malestar general, cefaleas, dolor retro-orbital, fotofobia, náuseas, vómitos y mialgia. La fiebre aguda dura aproximadamente 3 días, pero puede ser seguida por un periodo de debilitamiento, fatiga y depresión durante una a dos semanas.

La inmunidad homóloga es probablemente por toda la vida; sin embargo el título de anticuerpos neutralizantes disminuye significativamente después de 20 años. La infección con el virus de Naples no confiere protección contra el serotipo de Sicilian o viceversa, porque ambas enfermedades ocurren juntas en áreas endémicas.

Durante la fase aguda de la enfermedad, el virus puede ser aislado de la sangre por inoculación en cultivo de células o en ratones. Un diagnóstico serológico por inhibición de la hemaglutinación, fijación del complemento, ELISA de captura para anticuerpo IgM, o inmunofluorescencia indirecta; es realizado en muestras pareadas (fase aguda y convalesciente).

2. HANTAVIRUS

Este género Hantavirus toma su denominación a partir del hecho de haberse reconocido los primeros casos de infección por virus Hanta a orillas del río Hantaan, en Corea; el virus responsable era el Virus Hantaan. Este género agrupa varios virus ARN transmitidos por roedores infectados (zoonosis) y en humanos generalmente producen dos tipos de afecciones que se diferencian por su presentación geográfica:

– Virus que causan fiebre hemorrágica viral (FE), la fiebre hemorrágica con síndrome renal (FHSR) pertenecen a un linaje del Viejo Mundo. Los virus Hanta del Viejo Mundo son predomintantes en Asia (sobre todo en China y Corea) y Europa (fundamentalmente en Alemania, Francia, Bélgica, Holanda y Rusia); incluyen las especies Hantaan, Puumala, Seoul, Prospect Hill y Dobrava. Son responsables de unos 100.000 casos anuales, presentando una mortalidad que oscila entre el 1 y 15%.

– Virus que causan el síndrome pulmonar por Hantavirus(SPHV) comparten un linaje común del Nuevo Mundo y están presentes en miembros de una sola subfamilia de roedores (Sigmodontinae) de la familia Muridae. Los virus Hanta del Nuevo Mundo predominan en toda América. Se identifican como productores de enfermedad febril asociada con insuficiencia respiratoria aguda, shock y una mortalidad del 60 a 80%.

clip_image010[6]

3. NAIROVIRUS

Estos virus infectan a muchos hospederos vertebrados diferentes, y se transmite a través de insectos como garrapatas y moscas.

Los dos virus de este género más importantes como patógenos humanos son:

Nairobi virus de la enfermedad de ovejas. La enfermedad es frecuente en África Oriental, el área de distribución de su principal vector, especialmente en Kenia, Tanzania, Somalia y Etiopía, pero también aparece en Uganda y en África Central.

Virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo. La presencia del virus o sus anticuerpos se ha demostrado en la antigua URSS, China, India, Africa Subsahariana, Afganistán, Pakistán, Hungría, Turquía, Francia o Portugal.

En el caso del Virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo:

– El reservorio animal se encuentra tanto en animales salvajes como domésticos; los grandes herbívoros son hospedadores preferidos de las garrapatas adultas, y los pequeños como roedores y lagomorfos, de las formas larvarias.

– Los animales infectados desarrollan viremia y respuesta de anticuerpos, pero nunca clínica apreciable. En humanos, la infección es sintomática y el periodo de incubación es corto. El comienzo es repentino, con fiebre, rigidez, escalofríos, dolor de cabeza intenso, mareo, dolor de cuello y rigidez, ojos doloridos, fotofobia, mialgia, malestar, con intenso dolor de espalda y dolores en las piernas. Las náuseas, el dolor de garganta y los vómitos son habituales al principio y es posible la aparición de dolores abdominales y diarrea.

– A los 4-5 días, y aún antes, se dan hemorragias variadas: epistaxis, hematemesis, hematuria, melena, hemorragias gingivales, vaginales o por otras aberturas naturales. A veces la sangre rezuma por puntos de inyección o venipuntura. Puede haber hemorragias internas, incluyendo intraperitoneal e intracraneal. Pacientes muy graves pueden desarrollar fallo hepatorrenal y pulmonar hacia el 5º día y progresivamente entrar en somnolencia, estupor y coma.

– La tasa de mortalidad es del 30-50 %, con muerte entre los días 5º y 14º de enfermedad. Los pacientes que se recuperan suelen empezar la mejoría al 9º-10º día, pero la astenia, conjuntivitis, ligera confusión y amnesia pueden extenderse un mes o más.

Artículos relacionados: