Expresión de CD81 en linfocitos de sangre periférica antes y después del tratamiento con interferon y ribavirina en pacientes coinfectados VIH/VHC

Este artículo fue publicado en: Micheloud D, González-Nicolás J, Berenguer J, Lorente R, Miralles P, López JC, Cosín J, Catalán P, Muñoz-Fernández MA, and Resino S. CD81 expression in peripheral blood lymphocytes before and after treatment with interferon and ribavirin in HIV/HCV co-infected patients. HIV Medicine 2010; 11 (3): 161-169.

INTRODUCCIÓN

La prevalencia de la hepatitis C (VHC) es alta entre los pacientes infectados por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y está asociada a fibrosis hepática grave y enfermedad terminal del hígado (1-3). Además, los pacientes coinfectados VIH/VHC pueden tener una función alterada del sistema inmunológico (4).

CD81, una tetraspanina expresada en varios tipos celulares como hepatocitos y linfocitos, otorga apoyo infectividad viral del VHC, y juega un papel fundamental en el proceso de entrada del VHC (5, 6). Es posible que la proteína de la envoltura (E) 2 del VHC se una específicamente a la molécula CD81, alterando las actividades celulares en las células B y células T (7), pudiendo activar una respuesta inmune predominante tipo-2 contribuyendo a la inflamación del hígado, dañando la respuesta inmune tipo 1 y la inmunidad frente a la infección crónica del VHC (8, 9). Además, Meroni et al. han informado que los niveles de CD81 en las células CD4+ fueron significativamente menores en pacientes infectados por VIH que en controles sanos (10), pudiendo afectar a la respuesta de tipo 1 que se requiere para una adecuada respuesta inmune frente a virus (11).

En los linfocitos, CD81 juega un papel en la activación de las células mediante la reducción del umbral de activación de estas células y promueve la proliferación celular (12). La activación de las células B mediada por CD81 puede promover la proliferación policlonal de células B y desempeñar un papel en el desarrollo de los trastornos de células B asociados a la hepatitis crónica C (13). En las células T, CD81 funciona como una señal coestimuladora que promueve una proliferación de células T independientes de CD28 (14).

Las formas recombinantes de CD81 y anticuerpos CD81-específicos pueden inhibir la infectividad del VHC después de la adsorción sobre la célula diana, lo que sugiere que CD81 no confiere la capacidad del virus para fijarse sino que actúa como un co-receptor durante el proceso de internalización (15, 16). Además, CD81 facilita la interacción de células B y T en el proceso de presentación de antígenos (12, 17).

En pacientes monoinfectados VHC se ha informado que la expresión de CD81 en sangre periférica correlaciona con la carga viral (VHC-ARN) y que el descenso de CD81 se asoció con una disminución de la carga viral (VHC-RNA) en pacientes tratados con interferón (IFN)-alfa (18-21). Sin embargo, existe poca información en pacientes coinfectados VIH/VHC.

El objetivo de nuestro estudio fue cuantificar la expresión de CD81 en células B y T de sangre periférica en pacientes coinfectados VIH/VHC para examinar su asociación con algunas características virológicas y la capacidad de respuesta terapéutica al tratamiento antiviral contra el VHC.

PACIENTES Y MÉTODOS

Los pacientes

Se realizó un estudio transversal en 122 pacientes coinfectados VIH/VHC del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, España, entre enero de 2005 y septiembre de 2007. Además, se llevó a cabo un estudio longitudinal sobre 24 de los 122 pacientes que iniciaron tratamiento antiviral contra el VHC. Veinte sujetos VIH seronegativos participaron como controles sanos.

Los criterios de inclusión fueron: infecciones documentadas del VIH y el VHC, sin previo tratamiento antiviral contra el VHC, disponibilidad de una muestra de sangre fresca, sin evidencia clínica de insuficiencia hepática, ARN-VHC detectables mediante la reacción en cadena de la polimerasa, negativos para el antígeno de superficie de hepatitis B, terapia antirretroviral estable o ninguna necesidad de terapia antirretroviral. Los criterios de exclusión fueron: diabetes, infecciones oportunistas activas, y adicción a drogas o adicción al alcohol.

Todo el trabajo se realizó de conformidad con la Declaración de Helsinki. Todos los pacientes dieron su consentimiento escrito para la biopsia del hígado y el Comité Institucional de Ética aprobó el estudio.

Datos clínicos y de laboratorio

La información epidemiológica, demográfica y clínica se obtuvo de los registros médicos. La duración de la infección por el VHC en los pacientes con un historial de uso de drogas intravenosas (ADVP) se estimó a partir del primer año en el que fueron compartidas de las agujas.

La infección por VIH se diagnóstico en todos los pacientes mediante un inmunoensayo (ELISA) y un ensayo de Western blot. Todos los pacientes dieron positivo a anticuerpos específicos contra el VHC y tenían niveles séricos detectables de ARN-VHC según la evaluación de la reacción en cadena de polimerasa (PCR). La carga viral de ARN del VHC se determinó mediante PCR (Cobas Amplicor HCV Monitor Test, NJ, EE.UU.) y PCR en tiempo real (COBAS AmpliPrep / COBAS TaqMan HCV test), y los resultados se presentan en unidades internacionales por mililitro (UI/ml). El genotipo del VHC se determinó mediante la hibridación de productos de PCR marcados con biotina con las sondas de oligonucleótidos unidos a las tiras de membrana de nitrocelulosa (INNO-LiPA HCV II, Innogenetics, Gante, Bélgica). Una muestra de sangre se utilizó también para el contaje de CD4+ y carga viral VIH-ARN.

Las biopsias de hígado se realizaron en pacientes que eran candidatos potenciales para la terapia antiviral contra el VHC y que no recibieron tratamiento antiviral, y de acuerdo a las recomendaciones de la Patient Care Committee of the American Gastroenterological Association (22). La clasificación y estadiaje de las biopsias hepáticas se llevaron de acuerdo a la escala METAVIR (23): F0, sin fibrosis, F1, fibrosis portal, F2 fibrosis periportal, F3, septos fibrosos, con distorsión de la arquitectura y ausencia de cirrosis obvia (fibrosis en puente) y F4, cirrosis definitiva.

Tratamiento contra el VHC

Los pacientes fueron tratados durante 48 semanas con la combinación de IFN-alfa/RBV. Se utilizaron tres tipos de interferones: IFN pegilado-no estándar alfa-2b (Intron-A, Schering-Plough, Alcobendas, Madrid) a una dosis de 3 millones de unidades (MU) tres veces por semana, peg-IFN-alfa-2a (Pegasys, Roche Farma, SA, Madrid) a una dosis de 180 microgr por semana, o peg-IFN-alfa-2b (Peg-Intron de Schering-Plough, Alcobendas, Madrid) a una dosis de 1,5 microgr/kg por semana. Todos los pacientes recibieron RBV (Rebetol, Schering-Plough, Alcobendas, Madrid) a una dosis de 800 a 1200 mg por día según el peso corporal. La terapia anti-VHC se detuvo en todos los pacientes con ARN-VHC detectable en la semana 24 de tratamiento. Se definió como SVR a valores indetectables de ARN del VHC (<50 IU/mL) a las 24 semanas después del final del tratamiento. No respondedor (NR) al tratamiento fue definido como un paciente con ARN del VHC detectable en plasma al final del tratamiento o las 24 semanas después del final del tratamiento. Un fracaso virológico se definió como la ausencia de respuesta virológica temprana (EVR)a las 12 semanas (pérdida o caída de 2 log10 del ARN del VHC desde el inicio) en la semana 12 a la terapia.

Cuantificación de subpoblaciones linfoctarias

Las subpoblaciones linfoctarias fueron analizadas por citometría de flujo multiparamétrica. La sangre fue lisada con ImmunoPrepTM Reagent System (Beckman-Coulter; Coulter Corporation, Miami, Florida, USA) en un CoulterÒ TQ-PrepTM Workstation (Beckman-Coulter). La adquisición se llevó a cabo en un COULTERÒ EPICSÒ XLTM Flow Cytometer utilizando el programa de adquisición EXPOTM32 ADC Software (Beckman-Coulter) inmediatamente después de la tinción de células. Los datos fueron analizados utilizando el programa de análisis EXPOTM32 ADC Software (Beckman-Coulter). CYTO-COMPÒ cell kit, CYTO-COMPÒ reagent kit y IMMUNOTROLÒ se utilizan habitualmente en los controles de calidad.

Los recuentos totales y los porcentajes de T y las células B se obtuvieron mediante Cyto-StatÒ Tetra-chromeTM (CD45-FITC/CD4-PE/CD8-ECD/CD3-PC5 and CD45-FITC/CD56-PE/CD19-ECD/CD3-PC5 Monoclonal Antibody) y Flow-CountTM (Beckman-Coulter) en sangre total, por el cual las células se seleccionaron por medio de una puerta SSC contra anti-CD45, siguiendo las instrucciones del fabricante (24). Además, los anticuerpos monoclonales utilizados para el análisis de subgrupos de linfocitos específicos fueron conjugados con fluorescein-isothyocyanate (FITC) (anti-CD3, anti-HLA-DR), phycoerytrin (PE) (anti-CD81, anti-CD40), Phycoerytrin–Texas RedÒ-x (ECD) (anti-CD19), y R-Phycoerytrin-cyanin 5.1 (PC5) (anti-CD62L, anti-CD25). Los anticuerpos monoclonales HLA-DR, CD81, CD40, CD62L se obtuvieron de Immunotech (Marsella, Francia) y CD3 y CD19 se obtuvieron a partir de Beckman-Coulter.

Estadística

Todas las pruebas fueron de dos colas y los valores de p <0.05 fueron considerados significativos. El análisis estadístico se realizó mediante el programa informático SPSS 15.0 (SPSS Inc., Chicago, IL, Estados Unidos). Los pacientes coinfectados con VIH/VHC se agrupan de acuerdo con el valor plasmático de ARN-VHC (<850.000 UI/ml y >= 850.000 UI/mL) y el genotipo viral del VHC (genotipo 1 y no genotipo 1). En general, los resultados se presentan como mediana (percentil 25, percentil 75) para las variables continuas y como frecuencias y porcentajes para datos categóricos.

Los datos categóricos y las proporciones se analizaron mediante el test de chi-cuadrado o la prueba exacta de Fisher cuando fue necesario. Las distribuciones normales fueron evaluadas por las pruebas de Kolmogorov-Smirnov. Las comparaciones entre grupos se realizaron mediante la prueba de la T de Student para comparar las medias de dos grupos con una distribución normal y la prueba de Man-Whitney para comparar las variables con distribuciones no normales

RESULTADOS

Pacientes

Las características de los 121 pacientes se muestran en la Tabla 1. En general, la edad media fue de 42,6 años, el 81% adquirió la infección VIH por vía parenteral, y el 30,6% había tenido antes diagnóstico de SIDA,. Cuando la citometría de flujo se realizó, 108 (89,2%) pacientes estaban en tratamiento antirretroviral de gran actividad (TARGA) durante una media de 76,2 meses. El recuento medio de CD4+ fue de 445 células/mm3, y 96 de los 121 (79,3%) tenían un ARN del VIH <50 copias/mL. El tiempo estimado medio desde la infección por VHC fue de 23,6 años. El VHC genotipo 1 se encontró en el 53,3% de los pacientes y RNA-VHC> 850.000 UI/ml se encontró en el 52,1% de los pacientes. La fibrosis significativa se encontró en el 51,8% de los pacientes y la fibrosis avanzada en un 8,6%.

Tabla 1. Características de los 121 pacientes coinfectados VIH/VHC.

 

pacientes VIH/VHC

No. *

121

Hombres*

100 (82.6%)

Edad (años) #

42.6±0.5

ADVP*

98 (81%)

SIDA*

37 (30.6%)

Años des la infeccion por VHC #

23.6±0.45

Terapia antirretroviral *

 

No tratados

13 (10.7%)

Tratados con PI *

64 (52.9%)

Tratados con NNRTI *

16 (13.2%)

Tratados con 3 NRTI *

28 (23.1%)

Meses en TARGA #

76.2±3.6

Estadíos de fibrosis (n=105) *

 

F0

4 (3.8%)

F1

46 (43.8%)

F2

46 (43.8%)

F3

9 (8.6%)

F4

0 (0%)

Maracdores de VIH

 

Nadir CD4+ #

214.5±17.5

CD4+ <200 células

10 (8.2%)

CD4+ #

445±23.4

ARN-VIH < 50 cp/mL *

96 (79.3%)

ARN-VIH (copias/mL) #

3215±1124

Maracdores de VHC*

 

VHC genotipo (n= 120)

 

1

64 (53.3%)

2

3 (2.5%)

3

22 (18.3%)

4

31 (25.8%)

ARN-VHC > 850,000 cp/ml (n=117) *

63 (52.1%)

* Número absoluto (porcentaje). # Media ± error estándar. TARGA: tratamiento antirretroviral de gran actividad. VHC: virus de la hepatitis C. ARN-VHC: carga viral en plasma del VHC. VIH-1: Tipo de virus de inmunodeficiencia humana 1. ARN-VIH: carga viral en plasma del VIH. UDVP, usuario de drogas intravenosas, NNRTI: no análogo de nucleósido inhibidor de la transcriptasa inversa del VIH. INTI: análogo de nucleósido inhibidor de la transcriptasa inversa del VIH. PI: inhibidor de la proteasa.

Pacientes coinfectados VIH/VHC frente a controles sanos

Los pacientes coinfectados VIH/VHC tenían valores más bajos de células CD4+ y ratios CD4/CD8, y mayores valores de porcentajes de células T CD3+ y CD8+, y células T CD8+/mm3 que los controles sanos (Tabla 2).

Tabla 2. Resumen de los subpoblaciones linfocitarias de los 121 pacientes coinfectados VIH/VHC.

 

Groups

VHC viral load

Genotipo VHC

 

Controles sanos

(n= 20)

Pacientes VIH/VHC

(n= 121)

ARN-VHC <850,000 UI/mL

(n= 54)

ARN-VHC >=850,000 UI/mL

(n= 63)

Genotipo 1

(n= 56)

No Genotipo 1

(n=64)

Monocitos (Cels./mm3)

500±33,1

496±19,5

460,2±24,4

511,9±28,4

504,5±27,7

475,8±26,1

Neutrófilos (Cels./mm3)

3736±250,2

3412±150,7

3107,4±194,4

3565,0±215,4

3060,7±172,9

3629,6±219,7

Linfocitos (Cels./mm3)

2257±90,6

2133±80,9

2070,4±110,4

2183,4±121,8

2066,1±111,9

2168,0±117,5

CD3+ (%)

70,0±1,5

75,4±0,7 (a)

75,3±1,1

75,5±1,0

74,0±1,1

76,7±1,0

CD4+ (%)

37,2±1,7

26,7±0,8 (a)

27,0±1,2

26,2±1,1

26,6±1,1

26,5±1,2

CD8+ (%)

25,4±1,3

46,7±1,0 (a)

45,9±1,4

47,3±1,5

45,8±1,5

47,7±1,3

CD4+/CD8+

1,56±0,14

0,63±0,03 (a)

0,65±0,05

0,62±0,04

0,65±0,05

0,61±0,04

CD19+ (%)

12,3±1,1

12,9±0,7

14,0±1,1

12,2±1,0

13,3±1,2

12,7±0,9

CD3+ (Cels./mm3)

1470±88,3

1595±61,3

1539,6±88,2

1656,4±90,5

1511,9±82,5

1665,3±91,5

CD4+ (Cels./mm3)

556±47,4

445±23,4

430,0±32,7

457,4±34,6

417,5±28,8

459,9±36,1

CD8+ (Cels./mm3)

381±36,6

761±31,8 (a)

733,1±49,0

790,1±44,6

697,4±41,3

816,1±47,9

CD19+ (Cels./mm3)

253±24,1

288±23,5

292,0±26,6

288,7±38,8

280,0±31,3

295,7±35,6

VHC: virus de la hepatitis C. VIH-1: Tipo de virus de inmunodeficiencia humana 1. (a): Las diferencias entre el VHC / VIH coinfectados por los pacientes y controles sanos (p <0,05).

Por otra parte, los pacientes coinfectados VIH/VHC tenían menores valores de %CD19+CD81-CD62L+, %CD3+CD81-CD62L+ y %CD3+CD62L+, y los valores más altos de porcentajes y recuentos absolutos de CD19+CD81+CD62L+, CD19+CD81+CD62L, CD19+CD81+, CD3+CD81+CD62L y CD81+CD3+ en comparación con los controles (Figura 1). Asimismo, se encontró que los pacientes coinfectados VIH/VHC tenían valores más altos que los controles sanos de %CD19+HLA-DR+CD25+ (7,51±0,40 vs 3,84±0,37, p <0,001), CD19+CD40%+CD25+ (7,74±0,42 vs 4,23±0,39, p = 0,001) y %CD19+CD25+ (8,07±0,43 vs 4,46±0,43, p <0,001).

Figura 1. Resumen de las células B y T de acuerdo a la situación virológica del VHC de los 121 pacientes coinfectados VIH/VHC que no tomaban la terapia antiviral contra el VHC. (a): Las diferencias entre los pacientes coinfectados VIH/VHC y controles sanos (p <0,05). (b): Las diferencias entre los distintos grupos de pacientes (p <0,05).

Figura 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pacientes coinfectados VIH/VHC de acuerdo con el estado virológico del VHC

Se encontró que los pacientes coinfectados VIH/VHC con VHC-RNA >=850.000 UI/ml tuvieron valores más bajos de %CD19+CD81-CD62L+ y %CD19+CD62L+ y los valores más altos de porcentajes y recuentos absolutos de CD19+CD81+CD62L- y CD19+CD81+ que los pacientes con ARN-VHC <850.000 UI/mL (Figura 1 A-D). Además, los pacientes coinfectados VIH/VHC con genotipo 1 tuvieron valores más bajos de %CD19+CD81-CD62L+ y valores más altos de linfocitos de porcentajes y recuentos absolutos de CD3+CD81+CD62L- y CD3+CD81+ que los pacientes con genotipo 2/3/4 (Figura 1 E-F).

Pacientes coinfectados VIH/VHC en terapia antiviral (peg-IFN-alfa más ribavirina)

La Figura 2 muestra la cinética de las subpoblaciones de célula B y células T de 24 Pacientes coinfectados VIH/VHC en terapia antiviral. En general, los niveles de subpoblaciones de células T CD3+ tuvieron cambios más grandes que los niveles de subpoblaciones de células CD19+. Además, la variación en los niveles de subpoblaciones de células B y T durante la terapia antiviral desaparecieron varios meses después de interrumpir el tratamiento. Se destaca la disminución significativa en subpoblaciones CD3+ CD81+ (Fig. 2 A1 y A2) y CD3+CD81+CD62L (Fig. 2 F1 y F2) y el aumento significativo de los porcentajes y recuentos absolutos de células CD3+CD62L+ (Fig. 2 B1 y B2) y CD3+CD81+CD62L+ (Fig. 2 C1 y C2).

Figura 2. Evolución de las subpoblaciones de célula B y células T de 24 pacientes coinfectados VIH/VHC que toman tratamiento antiviral contra el VHC. (a): diferencias respecto al valor basal de células B (p <0,05). (c): diferencias respecto al valor basal de células T (p <0,05).

Figure 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DISCUSIÓN

El VHC es un virus linfotrópico, ya que el ARN del VHC se ha encontrado en linfocitos de sangre periférica, principalmente células T CD3+CD8+ y células B CD19+ (25). La glicoproteína E2 se une a CD81, y los diferente expresión de CD81 afecta a la capacidad de las células para liberar las señales a las células diana (14) y disminuye el umbral de activación de las células, promoviendo el desarrollo de los desordenes de células B asociados la infección por VHC (13).

En este estudio, nuestros pacientes coinfectados VIH/VHC tenían valores más altos de CD81 que los controles sanos, confirmando informes anteriores (10, 18, 20). Por otra parte, encontramos que los valores de CD81+ en células B o células T de los pacientes coinfectados VIH/VHC dependen de las características virales. En primer lugar, queremos hacer hincapié en que los grupos de pacientes coinfectados con diferentes condiciones virales (ARN-VHC en plasma y genotipo del VHC) poseen características inmunológicas similares, ya que no hubo diferencias significativas entre los grupos en los subpoblaciones principales que figuran en la Tabla 2. Además, hemos utilizado un gran número de pacientes para evaluar los niveles de CD81+ en células B y células T (más de cien pacientes). No se encontró una correlación lineal entre expresión de CD81 y el ARN-VHC de la carga viral, pero hemos encontrado una asociación positiva en el VIH / VHC de los pacientes coinfectados CD81 expresión con valores plasmáticos de ARN-VHC >850.000UI/ml, que fue mayor en células B que en las células T. Sin embargo, los pacientes coinfectados con genotipo 1 tuvieron una fuerte asociación con la expresión de CD81 en las células T. Además., en este estudio no hemos encontrado una asociación significativa entre el ARN-VHC >850.000 UI/ml y el genotipo 1 del VHC con fibrosis hepática como otros grupos si han encontrado esta asociación (26, 27), sin embargo no hay que descartar que esta asociación de la expresión CD81 con un alto valor de ARN-VHC> 850.000 UI/ml y el genotipo 1 del VHC pueda estar relacionada con una mayor progresión de la fibrosis debido a un desequilibrio Th1/Th2 (8). Por otra parte, estos valores altos de CD81 pueden ser un indicador de una alteración del sistema inmunitario (8, 9), un defecto que podría facilitar la replicación de VHC y aumentando los valores plasmáticos de ARN-VHC.

Además, el incremento en la expresión de CD81 en los pacientes con ARN-VHC > 850.000 UI/mL y genotipo 1 podría dar una ventaja para el VHC, la cual disminuye la eficacia del sistema inmune y aumenta el número de células susceptibles a la infección viral. Una activación significativa de las células B policlonales es observada comúnmente y se asocia con hipergammaglobulinemia, autoanticuerpos y enfermedades autoinmunes (28). En total, el VIH-1 y la infección por VHC pueden causar una desregulación profunda de la expresión de CD81 en las células B y células T CD4+ (10), y alterar el umbral de activación de la célula T y células B y por lo tanto afectar a la progresión de la infección VIH-1 y de la hepatitis crónica C y, potencialmente, causar trastornos linfoproliferativos (10). Varios artículos han encontrado una alta prevalencia de enfermedades autoinmunes y trastornos linfoproliferativos en los pacientes coinfectados VIH/VHC (29, 30).

La estimulación continua policlonal e indiscriminada del virus es impulsada por un mecanismo por el cual se mantiene la anormal proliferación clonal de células B y la producción de anticuerpos a lo largo de la infección por el VHC. En este sentido, nosotros nos encontramos con pacientes coinfectados VIH/VHC que también tenían altos niveles de expresión de marcadores de activación (CD25, HLA-DR y CD40) en las células B CD19+. Además, un aumento de la sensibilidad de las células B de memoria a la activación por las células T, por un mecanismo BCR-independiente, ayuda a mantener un nivel constante de anticuerpos séricos no específicos y de células secretoras de estos anticuerpos, sirviendo para amortiguar la respuesta específica humoral de anticuerpos neutralizantes frente al VHC (31).

En la migración de los linfocitos, los linfocitos expresan altas concentraciones de L-selectina que interactúa con el ligando de la L-selectina, que generalmente se encuentra en el endotelio de los tejidos linfoides secundarios. Por el contrario, la pérdida de L-selectina de la superficie de los linfocitos impide su re-entrada en los ganglios linfáticos (32). La L-selectina se expresa en células circulantes y es liberada tras la activación (33), y participa en la extravasación de leucocitos de la sangre a los tejidos inflamados (34). Hay varias rutas por el cual las células T entran al hígado, y la participación de la L-selectina se ha discutido y no debe ser descartada (32, 34). En este estudio, los pacientes con ARN-VHC > 850.000 UI/mL o genotipo 1 tuvieron valores más altos de células B y células T con CD81+CD62L-, que podrían ir hasta el hígado. Por otra parte, también tuvieron valores más altos de las células B y células T con CD81+CD62L+, las cuales no se pueden descartar que migren hacia el hígado durante la inflamación del tejido. Los principales sitios de replicación del VHC parecen ser los hepatocitos y otros tipos de células tales como células B. Sin embargo, la replicación dentro de las células B, en contraposición a adsorción pasiva de, VHC, no es universalmente aceptada (35) Aunque Stamataki et al. encontraron recientemente que el VHC promueve la adhesión de las células B y hepatocitos, proporcionando un mecanismo para la retención de células B en el hígado infectado y un vehículo para el VHC para persistir y transmitirse en el hígado (36). Así, las células B con VHC podría migrar al hígado y trans-infectar hepatocitos (37).

En cuanto a los cambios observados como consecuencia del tratamiento antiviral contra el VHC, no hemos encontrado asociaciones entre una menor carga viral del VHC, EVR y SVR con el nivel de expresión CD81 en las células T y células B durante el tratamiento antiviral (datos no mostrados). Por otra parte, los linfocitos periféricos CD81+ disminuyen con el tratamiento antiviral pero cuando esta terapia se retiró, estos valores volvieron a los valores basales. En pacientes monoinfectados por VHC, se ha informado de que la expresión CD81 en sangre periférica se reduce en pacientes tratados con IFN+RBV y que tuvieron SVR (18-21). Ademas, la expresión de CD81 en los linfocitos periféricos puede aumentar después de interrumpir el tratamiento contra el VHC (20) de igual forma a la que nosotros describimos en las células T de nuestros pacientes coinfectados VIH/VHC. Por lo tanto, la variación de los niveles de CD3+CD81+ parece estar causado principalmente por un efecto del tratamiento antiviral contra el VHC en lugar del efecto de la carga viral del VHC.

Si el ARN-VHC detectado en linfocitos CD81+ y niveles altos de expresión de CD81 favorecen la infección de los hepatocitos (36, 38), la disminución de los niveles de células CD3+CD81+ y CD3+CD81+CD62L durante el tratamiento antiviral contra el VHC podría ser otro importante mecanismo antiviral de IFN-alfa mediante la reducción de las células infectadas en el hígado. Por otra parte, también encontramos un aumento de niveles de células CD3+CD62L+ y CD3+CD81-CD62L+ durante el tratamiento antiviral VHC y una disminución post-tratamiento.

Las células T virgen y de memoria central expresan en la superficie CD62L para viajar a los ganglios linfáticos o al tejido lesionado (34), pero a pesar de que podría ayudar a mejorar la respuesta inmune contra el virus, también podría suceder que las células anérgicas no contribuyeran a la eliminación del VHC. Además, en este estudio, la expresión de CD81 en las células B fue el valor menos afectado por el tratamiento antiviral contra el VHC a pesar de que la expresión de CD81 en las células B se asoció con ARN-VHC > 850.000 UI/ml en pacientes no tratados. Esta divergencia entre nuestros resultados y otros informes publicados sobre pacientes monoinfectados por VHC podría deberse a la infección por el VIH. Durante la infección por VIH, las células B están gravemente dañadas y muestran signos de alteración fenotípica y funcional (39, 40). Meroni et al. Encontraron que los niveles de CD81 en las células B fueron significativamente mayores en pacientes monoinfectados con el VIH que en controles sanos (10). Estos altos niveles de CD81 en las células B podría ser responsable de mantener un depósito de VHC protegido del sistema inmune con la capacidad de replicarse libremente, así como proporcionar un suministro al hígado de células infectadas por VHC para mantener la infección crónica en los hepatocitos.

En conclusión, se observó un patrón diferente de los niveles de expresión de CD81 en células T y células B pacientes coinfectados VIH/VHC no tratados previamente Este perfil de expresión de CD81 varía según el estado virológico y durante el tratamiento antiviral contra el VHC. La expresión CD81 podría influir en la patogénesis del VHC y en la respuesta al tratamiento antiviral contra el VHC.


REFERENCES

1. Martin-Carbonero L, Benhamou Y, Puoti M, et al. Incidence and predictors of severe liver fibrosis in human immunodeficiency virus-infected patients with chronic hepatitis C: a European collaborative study. Clin Infect Dis. 2004; 38:128-33.

2. Bica I, McGovern B, Dhar R, et al. Increasing mortality due to end-stage liver disease in patients with human immunodeficiency virus infection. Clin Infect Dis. 2001; 32:492-7.

3. Cacoub P, Geffray L, Rosenthal E, Perronne C, Veyssier P and Raguin G. Mortality among human immunodeficiency virus-infected patients with cirrhosis or hepatocellular carcinoma due to hepatitis C virus in French Departments of Internal Medicine/Infectious Diseases, in 1995 and 1997. Clin Infect Dis. 2001; 32:1207-14.

4. Roe B and Hall WW. Cellular and molecular interactions in coinfection with hepatitis C virus and human immunodeficiency virus. Expert Rev Mol Med. 2008; 10:e30.

5. Bartosch B, Vitelli A, Granier C, et al. Cell entry of hepatitis C virus requires a set of co-receptors that include the CD81 tetraspanin and the SR-B1 scavenger receptor. J Biol Chem. 2003; 278:41624-30.

6. Drummer HE, Maerz A and Poumbourios P. Cell surface expression of functional hepatitis C virus E1 and E2 glycoproteins. FEBS Lett. 2003; 546:385-90.

7. Stamataki Z, Grove J, Balfe P and McKeating JA. Hepatitis C virus entry and neutralization. Clin Liver Dis. 2008; 12:693-712, x.

8. Serra A, Nuti S, Tavarini S, et al. Coligation of the hepatitis C virus receptor CD81 with CD28 primes naive T lymphocytes to acquire type 2 effector function. J Immunol. 2008; 181:174-85.

9. Deng J, Dekruyff RH, Freeman GJ, Umetsu DT and Levy S. Critical role of CD81 in cognate T-B cell interactions leading to Th2 responses. Int Immunol. 2002; 14:513-23.

10. Meroni L, Milazzo L, Menzaghi B, et al. Altered expression of the tetraspanin CD81 on B and T lymphocytes during HIV-1 infection. Clin Exp Immunol. 2007; 147:53-9.

11. Witherden DA, Boismenu R and Havran WL. CD81 and CD28 costimulate T cells through distinct pathways. J Immunol. 2000; 165:1902-9.

12. Levy S, Todd SC and Maecker HT. CD81 (TAPA-1): a molecule involved in signal transduction and cell adhesion in the immune system. Annu Rev Immunol. 1998; 16:89-109.

13. Rosa D, Saletti G, De Gregorio E, et al. Activation of naive B lymphocytes via CD81, a pathogenetic mechanism for hepatitis C virus-associated B lymphocyte disorders. Proc Natl Acad Sci U S A. 2005; 102:18544-9.

14. Levy S and Shoham T. The tetraspanin web modulates immune-signalling complexes. Nat Rev Immunol. 2005; 5:136-48.

15. Flint M, Thomas JM, Maidens CM, et al. Functional analysis of cell surface-expressed hepatitis C virus E2 glycoprotein. J Virol. 1999; 73:6782-90.

16. Flint M, von Hahn T, Zhang J, et al. Diverse CD81 proteins support hepatitis C virus infection. J Virol. 2006; 80:11331-42.

17. Mittelbrunn M, Yanez-Mo M, Sancho D, Ursa A and Sanchez-Madrid F. Cutting edge: dynamic redistribution of tetraspanin CD81 at the central zone of the immune synapse in both T lymphocytes and APC. J Immunol. 2002; 169:6691-5.

18. Zuckerman E, Kessel A, Slobodin G, Sabo E, Yeshurun D and Toubi E. Antiviral treatment down-regulates peripheral B-cell CD81 expression and CD5 expansion in chronic hepatitis C virus infection. J Virol. 2003; 77:10432-6.

19. Zuckerman E. Expansion of CD5+ B-cell overexpressing CD81 in HCV infection: towards better understanding the link between HCV infection, B-cell activation and lymphoproliferation. J Hepatol. 2003; 38:674-6.

20. Kronenberger B, Herrmann E, Hofmann WP, et al. Dynamics of CD81 expression on lymphocyte subsets during interferon-alpha-based antiviral treatment of patients with chronic hepatitis C. J Leukoc Biol. 2006; 80:298-308.

21. Chang LL, Cheng PN, Chen JS and Young KC. CD81 down-regulation on B cells is associated with the response to interferon-alpha-based treatment for chronic hepatitis C virus infection. Antiviral Res. 2007; 75:43-51.

22. Jacobs WH and Goldberg SB. Statement on outpatient percutaneous liver biopsy. Dig Dis Sci. 1989; 34:322-3.

23. Bedossa P and Poynard T. An algorithm for the grading of activity in chronic hepatitis C. The METAVIR Cooperative Study Group. Hepatology. 1996; 24:289-93.

24. Resino S, Rivero L, Ruiz-Mateos E, et al. Immunity in HIV-1 infected adults with a previous state of moderate-severe immune-suppression and more than 500 CD4+ T cell after highly active antiretroviral therapy. J Clin Immunol. 2004; 24:379-88.

25. Roque-Afonso AM, Ducoulombier D, Di Liberto G, et al. Compartmentalization of hepatitis C virus genotypes between plasma and peripheral blood mononuclear cells. J Virol. 2005; 79:6349-57.

26. Martinez-Sierra C, Arizcorreta A, Diaz F, et al. Progression of chronic hepatitis C to liver fibrosis and cirrhosis in patients coinfected with hepatitis C virus and human immunodeficiency virus. Clin Infect Dis. 2003; 36:491-8.

27. Garcia-Samaniego J, Soriano V, Castilla J, et al. Influence of hepatitis C virus genotypes and HIV infection on histological severity of chronic hepatitis C. The Hepatitis/HIV Spanish Study Group. Am J Gastroenterol. 1997; 92:1130-4.

28. Bianchi FB, Muratori P, Granito A, Pappas G, Ferri S and Muratori L. Hepatitis C and autoreactivity. Dig Liver Dis. 2007; 39 Suppl 1:S22-4.

29. Ramos-Casals M, Forns X, Brito-Zeron P, et al. Cryoglobulinaemia associated with hepatitis C virus: influence of HCV genotypes, HCV-RNA viraemia and HIV coinfection. J Viral Hepat. 2007; 14:736-42.

30. Bower M, Palmieri C and Dhillon T. AIDS-related malignancies: changing epidemiology and the impact of highly active antiretroviral therapy. Curr Opin Infect Dis. 2006; 19:14-9.

31. Racanelli V, Frassanito MA, Leone P, et al. Antibody production and in vitro behavior of CD27-defined B-cell subsets: persistent hepatitis C virus infection changes the rules. J Virol. 2006; 80:3923-34.

32. Grant AJ, Lalor PF, Salmi M, Jalkanen S and Adams DH. Homing of mucosal lymphocytes to the liver in the pathogenesis of hepatic complications of inflammatory bowel disease. Lancet. 2002; 359:150-7.

33. Hafezi-Moghadam A, Thomas KL, Prorock AJ, Huo Y and Ley K. L-selectin shedding regulates leukocyte recruitment. J Exp Med. 2001; 193:863-72.

34. Ley K, Bullard DC, Arbones ML, et al. Sequential contribution of L- and P-selectin to leukocyte rolling in vivo. J Exp Med. 1995; 181:669-75.

35. Ishii S and Koziel MJ. Immune responses during acute and chronic infection with hepatitis C virus. Clin Immunol. 2008; 128:133-47.

36. Stamataki Z, Shannon-Lowe C, Shaw J, et al. Hepatitis C virus association with peripheral blood B lymphocytes potentiates viral infection of liver derived hepatoma cells. Blood. 2008.

37. Warren A, Le Couteur DG, Fraser R, Bowen DG, McCaughan GW and Bertolino P. T lymphocytes interact with hepatocytes through fenestrations in murine liver sinusoidal endothelial cells. Hepatology. 2006; 44:1182-90.

38. Kronenberger B, Ruster B, Elez R, et al. Interferon alfa down-regulates CD81 in patients with chronic hepatitis C. Hepatology. 2001; 33:1518-26.

39. De Milito A. B lymphocyte dysfunctions in HIV infection. Curr HIV Res. 2004; 2:11-21.

40. De Milito A, Nilsson A, Titanji K, et al. Mechanisms of hypergammaglobulinemia and impaired antigen-specific humoral immunity in HIV-1 infection. Blood. 2004; 103:2180-6.

Artículos relacionados: