Etiología de la bronquiolitis

El 50% de las infecciones del tracto respiratorio inferior precisan ingreso en época de epidemia [1] y el 70 % de estos ingresos están causados por el virus respiratorio sincitial (VRS) con expresión clínica de bronquiolitis [2-6]. En Estados Unidos el VRS causa al año 91.000 ingresos con una repercusión de 300 millones de dólares. En Europa, es el responsable del 45% de los ingresos con infección respiratoria baja en menores de 2 años [7].

El virus parainfluenza (subtipos 1 y 3) produce epidemias en otoño y primavera, antes y después de las epidemias por VRS. Otros agentes etiológicos en orden de frecuencia son: rinovirus, adenovirus (subtipos 3, 7 y 21), gripe, enterovirus, mycoplasma pneumoniae y clamydia [1, 8, 9]. Actualmente se considera a los metapneumovirus [10] como una causa emergente de la infección, aislándose preferentemente en cuadros agudos y graves, causando mayor elevación febril y mayor impacto clínico y socioeconómico. En cuanto al diagnóstico, la sensibilidad de las técnicas basadas en inmunoflourescencia es superada por la utilización de las nuevas técnicas moleculares [9].

· Virus respiratorio sincitial (VRS)

El primer VRS humano aislado en un niño con bronquiolitis grave fue en 1956 por Robert M Chanock [11].

El VRS infecta al 38-50% de los niños durante su primera estación invernal [3, 11]. Se clasifica en la familia Paramyxoviridae, subfamilia Pneumoviridae, género Pneumovirus. Consta de una sola cadena de ácido ribonucleico ARN de 15222 nucleótidos que codifica 11 proteinas, incluyendo proteinas transmembrana (G, F y SH), proteinas de la nucleocápside (N, P, L y M2), proteina de la matriz (M), y proteinas no estructurales (NS1, NS2). Las proteínas G y F son las responsables de la adhesión y fusión del virus a las células del epitelio respiratorio, presentando la proteina G una mayor relación con la gravedad de la infección [11, 12] (FIGURA 1). Se conocen dos tipos: el tipo A produce epidemias todos los años y tiene mayor virulencia. El tipo B es responsable de epidemias cada 2 ó 3 años [3]. La diversidad antigénica en el VRS humano se asocia con un alto grado de heterogeneidad de aminoácidos en la secuencia de la proteina G, con sólo 53% de similitud entre los dos subgrupos A y B. La proteína de la matriz M está asociada a la envoltura y es necesaria para el ensamblaje del virus. N, P ,L junto con M2-1 y M2-2 forman el complejo ARN polimerasa ARN dependiente. M2-1 es esencial para la síntesis de ARN viral. NS1 y NS2 antagonizan la respuesta al interferón alfa/beta (IFN a/b) de manera especifica.

FIGURA 1. Estructura del virus respiratorio sincitial

clip_image002[1]

· Metapneumovirus (hMPV)

Algunas características propias del virus, como la dificultad para su replicación en líneas celulares y el fracaso de métodos clásicos de detección, han sido algunas de las razones por las cuales tardó tanto tiempo en ser identificado.

Descubierto a principios de este siglo por van den Hoogen y perteneciente a la familia Paramyxoviridae, subfamilia Pneumoviridae, género Metapneumovirus, posee características propias que son similares a las del VRS, mostrando una distribución estacional principalmente en invierno. Existen por lo menos 2 especies de hMPV, A y B, habiendo sido descrita mayor virulencia del serotipo A [13]. Cada una de ellas se subdivide en los subgrupos 1 y 2. El hMPV posee un ARN de hebra simple negativa no segmentada y carece de genes codificadores de proteínas NS1y NS2. El genoma asociado a las proteínas N (nucleoproteína), P (fosfoproteína) y L (large) conforma la nucleocápside helicoidal, envuelta por un manto constituído por una bicapa lipídica de la membrana plasmática de la célula huésped, en la cual se insertan 3 glicoproteínas: de adhesión (G), fusión (F) e hidrofóbica pequeña (SH). Las dos primeras constituyen las espículas en la superficie del virión y participan en la formación de sincitios. En la cara interna de la membrana las glicoproteínas interactúan con la proteína de la matriz (M). La proteína L se considera ARN-polimerasa viral y requiere para funcionar de la presencia de las proteínas N y P.

Entre otros hallazgos, estos niños pueden presentar rinorrea, congestión nasal, enantema faríngeo, mialgia, tos y fiebre, y en casos más graves, sibilancias, disfonía, estridor, dificultad respiratoria, bronquiolitis, neumonía y fallo respiratorio. Freymuth describió la bronquiolitis como manifestación primaria de infección por hMPV en el 62 % de sus pacientes [14].

En lactantes de 6 meses a 1 año la seroprevalencia es del 25% [15], [16]. A la edad de 5 años el 70% de los niños tienen anticuerpos frente a hMPV [17].

Bosis [10] describe un porcentaje de coinfección con otros virus del 16.7%, principalmente VRS e influenza.

La clínica de la infección por hMPV es principalmente de afectación del tracto respiratorio inferior mientras que la infeccion por influenza o virus respiratorio sincitial es más amplia. En el trabajo de Bosis [10] también parece más frecuente la fiebre en hMPV e influenza, mientras que las sibilancias y la exacerbación asmática lo fueron entre los casos de infección por hMPV y VRS.

· Parainfluenza (VPIh)

El virus parainfluenza VPIh consta de una sóla cadena ARN de 15.000 nucleótidos. Pertenece a la familia Paramixoviridae (al igual que el virus respiratorio sincitial y el metapneumovirus), género Paramixovirus. En la cubierta encontramos dos glicoproteinas, una con actividad hemaglutinina y neuraminidasa y otra con actividad de fusión. Se han descrito cinco tipos de VPIh en la literatura científica, constituyendo los serotipos 1, 2 y 3 los más importantes desde el punto de vista médico. Los serotipos 1 y 2 se presentan con más frecuencia en verano y primavera, infectando preferentemente a niños menores de 2 años. Es causa frecuente de enfermedad respiratoria, manifestándose como síndromes respiratorios altos leves (caracterizados por coriza, tos y fiebre), o cuadros de mayor gravedad como crup, bronquiolitis, traqueobronquitis y neumonía [18]. Los serotipos más relacionados con bronquiolitis son el 2 y el 3 representando hasta el 10 % de los casos de esta enfermedad según las series [19].

· Influenza

Son virus envueltos, esféricos de 100 nm de diámetro. La envoltura está constituida por una bicapa lipídica, que presenta dos glicoproteinas en la parte externa, la hemaglutinina (H) que utiliza para fijarse a receptores celulares y la neuroaminidasa (N) que desintegra el receptor y libera el virus una vez replicado. La superficie interna de la bicapa contiene las proteinas de la matriz M1 y M2 que intervienen en el ensamblaje del virus. El genoma consta de ocho segmentos de ARN viral monocatenario. Pertenecen a la familia Orthomyxoviridae, género Influenzavirus. Producen sintomatología tanto local con coriza, tos seca, dolor de garganta o ronquera como sistémica: fiebre de 38-40ºC, mialgias y cefalea. Hay tres tipos A, B y C siendo los brotes causados por el A los más graves y extensos. Ocurren principalmente en invierno y afectan al 20% de la población. Las hospitalizaciones por infección respiratoria aguda debida a influenza o parainfluenza son hasta diez veces menores que por VRS [20], sin diferencias en cuanto a afectación por sexos, aunque de gravedad similar [21]. El diagnóstico se realiza por el aislamiento del virus en cultivo de tejidos o la identificación del antígeno por técnicas moleculares.

· Adenovirus

Son virus compuestos por ácido desoxirribonucleico ADN que pertenecen al género Mastadenovirus. Representa el 3-5% de los ingresos hospitalarios por infección aguda del tracto respiratorio inferior, principalmente en menores de cinco años. No tiene predominio estacional, aunque algunos estudios refieren un pico entre Enero y Marzo [22]. La enfermedad respiratoria aguda, se caracteriza por fiebre, tos, faringitis y adenitis cervical. Estos virus son una causa importante y definida de neumonía vírica, tanto en niños como en adultos. La infección respiratoria aguda por adenovirus no difiere inicialmente de la que causan otros virus, especialmente VRS, aunque produce con mayor frecuencia neumonía y los síntomas catarrales son menos importantes. Los serotipos que causan cuadros de neumonía son los 1, 2, 3, 5 y 7. Puede producir también infección respiratoria alta, fiebre faringoconjuntival (principalmente por los serotipos 1, 3, 5 y 7), conjuntivitis y queratoconjuntivitis epidémica (serotipos 3 y 7). La gastroenteritis aguda es causada por serotipos 40 y 41. Produce bronquiolitis en el 30% de los casos. Es frecuente la coinfección con VRS [22].

BIBLIOGRAFIA

1. G Cabrera Roca FDO, B Lafarga Capuz , J Calvo Rosales . Estudio clínico-epidemiológico de la infección por virus respiratorio sincitial en el lactante.; 1997:576-580.

2. Simoes EA. Respiratory syncytial virus infection. Lancet 1999,354:847-852.

3. Contreras R. Vacuna contra el virus respiratorio sincitial. Web asociación espaloña de vacunas. 2004,http://www.aev.es/html/biblio/temaMes/temaOct012004.htm.

4. Selwyn BJ. The epidemiology of acute respiratory tract infection in young children: comparison of findings from several developing countries. Coordinated Data Group of BOSTID Researchers. Rev Infect Dis 1990,12 Suppl 8:S870-888.

5. Henrickson KJ, Hoover S, Kehl KS, Hua W. National disease burden of respiratory viruses detected in children by polymerase chain reaction. Pediatr Infect Dis J 2004,23:S11-18.

6. Psarras S, Papadopoulos NG, Johnston SL. Pathogenesis of respiratory syncytial virus bronchiolitis-related wheezing. Paediatr Respir Rev 2004,5 Suppl A:S179-184.

7. Simoes EA, Carbonell-Estrany X. Impact of severe disease caused by respiratory syncytial virus in children living in developed countries. Pediatr Infect Dis J 2003,22:S13-18; discussion S18-20.

8. Korppi M, Kotaniemi-Syrjanen A, Waris M, Vainionpaa R, Reijonen TM. Rhinovirus-associated wheezing in infancy: comparison with respiratory syncytial virus bronchiolitis. Pediatr Infect Dis J 2004,23:995-999.

9. Artiles-Campelo F, Perez-Gonzalez Mdel C, Caballero-Hidalgo A, Pena-Lopez MJ. [Etiology of acute viral respiratory tract infections in children from Gran Canaria, the Canary Islands (Spain)]. Enferm Infecc Microbiol Clin 2006,24:556-561.

10. Bosis S, Esposito S, Niesters HG, Crovari P, Osterhaus AD, Principi N. Impact of human metapneumovirus in childhood: comparison with respiratory syncytial virus and influenza viruses. J Med Virol 2005,75:101-104.

11. Schmidt AC, Johnson TR, Openshaw PJ, Braciale TJ, Falsey AR, Anderson LJ, et al. Respiratory syncytial virus and other pneumoviruses: a review of the international symposium–RSV 2003. Virus Res 2004,106:1-13.

12. Struck A, Forster J, Ihorst G, Werchau H, Konig W, Konig B. Respiratory syncytial virus: G gene genotype and disease severity. Pediatr Infect Dis J 2004,23:1000-1002.

13. Vicente D, Montes M, Cilla G, Perez-Yarza EG, Perez-Trallero E. Differences in clinical severity between genotype A and genotype B human metapneumovirus infection in children. Clin Infect Dis 2006,42:e111-113.

14. Freymuth F. [Bronchiolitis in infants. Virology]. Arch Pediatr 2001,8 Suppl 1:77S-80S.

15. Williams JV, Harris PA, Tollefson SJ, Halburnt-Rush LL, Pingsterhaus JM, Edwards KM, et al. Human metapneumovirus and lower respiratory tract disease in otherwise healthy infants and children. N Engl J Med 2004,350:443-450.

16. Greensill J, McNamara PS, Dove W, Flanagan B, Smyth RL, Hart CA. Human metapneumovirus in severe respiratory syncytial virus bronchiolitis. Emerg Infect Dis 2003,9:372-375.

17. Laham FR, Israele V, Casellas JM, Garcia AM, Lac Prugent CM, Hoffman SJ, et al. Differential production of inflammatory cytokines in primary infection with human metapneumovirus and with other common respiratory viruses of infancy. J Infect Dis 2004,189:2047-2056.

18. Henrickson KJ. Parainfluenza viruses. Clin Microbiol Rev 2003,16:242-264.

19. Vega-Briceno LE, Pulgar BD, Potin SM, Ferres GM, Sanchez DI. [Clinical and epidemiological manifestations of parainfluenza infection in hospitalized children]. Rev Chilena Infectol 2007,24:377-383.

20. Iwane MK, Edwards KM, Szilagyi PG, Walker FJ, Griffin MR, Weinberg GA, et al. Population-based surveillance for hospitalizations associated with respiratory syncytial virus, influenza virus, and parainfluenza viruses among young children. Pediatrics 2004,113:1758-1764.

21. Garofalo RP, Hintz KH, Hill V, Patti J, Ogra PL, Welliver RC, Sr. A comparison of epidemiologic and immunologic features of bronchiolitis caused by influenza virus and respiratory syncytial virus. J Med Virol 2005,75:282-289.

22. Rocholl C, Gerber K, Daly J, Pavia AT, Byington CL. Adenoviral infections in children: the impact of rapid diagnosis. Pediatrics 2004,113:e51-56.

Artículos relacionados: