La infección por el virus de la hepatitis C se asocia con mayor disfunción endotelial y riesgo cardiovascular en pacientes coinfectados VIH/VHC

La coinfección del VIH con el virus de la hepatitis C (VHC) es muy frecuente entre los enfermos de VIH, sobre todo en los adictos a drogas inyectables, ya que ambos virus comparten vías de transmisión. En los pacientes infectados por el VIH, la infección del VHC ocasiona una evolución más rápida de la enfermedad hepática y también puede condicionar el tratamiento antirretroviral de estos pacientes. Además, el VHC también produce alteraciones en el metabolismo, implicando el aumento del riesgo cardiovascular en los pacientes infectados.

El uso de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) ha disminuido la mortalidad y morbilidad en pacientes infectados por el VIH. Sin embargo, también ha facilitado la aparición de anormalidades metabólicas que se han asociado con un incremento de la tasa de enfermedades cardiovasculares entre las personas VIH que viven más tiempo.

Existe evidencia de que una infección crónica puede desencadenar activación inmune e inflamación causando un aumento de la patología cardiovascular como la aterosclerosis o “endurecimiento de las arterias”, que puede llevar a una obstrucción de los vasos sanguíneos causando un ataque al corazón o un derrame cerebral.

En Laboratorio de Epidemiología molecular de enfermedades infecciosas (Instituto de Salud Carlos III) se ha estudiado si los niveles de marcadores séricos de disfunción endotelial (alteración en la función de las células que recubren el endotelio) en pacientes coinfectados VIH/VHC se asocian a factores relacionados con la infección por el VIH, con la infección por el VHC, o ambas cosas. Para ello, midieron en sangre dos biomarcadores de lesión endotelial, la molécula de adhesión intercelular soluble (sICAM-1) y la molécula de adhesión vascular soluble (sVCAM-1). Ambas moléculas se han relacionado con aterosclerosis y con aumento del riesgo cardiovascular.

En este estudio transversal se incluyeron 183 pacientes coinfectados VIH/VHC tratados con terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) y 24 controles sanos, no infectados por estos virus. La mayoría (75%) eran hombres, la edad promedio fue de 39 años, y el 90% tenía antecedentes de uso de drogas inyectables. Con respecto a los factores asociados al VIH, los pacientes habían estado en tratamiento con TARGA durante 4 años aproximadamente, la mayoría presentaba baja carga viral y buen estado inmunológico. En cuanto a la hepatitis C, el 60% de los pacientes estaban infectados con el VHC genotipo 1 (pacientes con peor pronóstico), la cuarta parte de los pacientes tenían alta carga viral y aproximadamente un tercio de ellos presentó fibrosis hepática avanzada o cirrosis.

Con el objetivo de evaluar si el éxito de la terapia antiviral frente al VHC implica una reducción de los marcadores de riesgo cardiovascular se realizó un estudio longitudinal en 30 pacientes coinfectados que fueron tratados con interferón-alfa y ribavirina durante 48 semanas. Los pacientes se clasificaron como NR (no respondedores al tratamiento) y RVS (pacientes con respuesta virológica sostenida; es decir, ausencia de carga viral del VHC a las 24 semanas de terminar el tratamiento interferón-alfa y ribavirina).

Resultados

  • Los pacientes coinfectados VIH/VHC presentaron mayores niveles de sICAM-1 y sVCAM-1 respecto al grupo control sano.
  • Pacientes con VHC genotipo 1, fibrosis avanzada (F>=3) o grado de actividad moderada-grave (A>=2) en la biopsia hepática mostraron mayores niveles séricos de sICAM-1 y sVCAM-1.
  • Mediante análisis univariante se determinó que elevados niveles séricos de sICAM-1 y sVCAM-1 estaban asociados significativamente con el título de linfocitos T CD4, tiempo en TARGA, resistencia a la insulina, VHC genotipo 1 y fibrosis avanzada.
  • Con análisis multivariante solo VHC genotipo 1 y fibrosis avanzada se mantuvieron como factores asociados de forma significativa con el incremento de sICAM-1. Estos dos factores también se asociaron significativamente con valores séricos elevados de sVCAM-1. En este último caso, el mayor tiempo en TARGA se asoció con la reducción significativa de los niveles sVCAM-1.
  • Existe correlación positiva entre los marcadores de disfunción endotelial (sICAM-1 y sVCAM-1) y los marcadores de lesión hepática (AST y fosfatasa alcalina).
  • Respecto a los pacientes tratados frente al VHC, los pacientes NR presentaron mayores valores de sICAM-1 y sVCAM-1 mientras que los pacientes con RVS experimentaron una reducción significativa de sICAM-1 y sVCAM-1 séricos.

Los investigadores concluyeron que: “La infección por VHC produce alteraciones en los niveles séricos de sICAM-1 y sVCAM-1, siendo mayor el riesgo cardiovascular en los pacientes coinfectados con VHC genotipo 1 y/o hepatopatía avanzada”. Por otro lado, advirtieron que el éxito de la terapia antiviral frente al VHC lleva consigo la reducción de estos marcadores de riesgo cardiovascular. Otro hallazgo importante del trabajo la mejoría del estado inmunológico conlleva una disminución de los marcadores de riesgo cardiovascular. Estos resultados pueden ayudar al manejo y tratamiento de los pacientes coinfectados por VIH/VHC.

Referencia

Fernández de Castro, I., Micheloud, D., Berenguer, J., Guzmán-Fulgencio, M., Catalán, P., Miralles, P., Álvarez, E., López, J.C., Cosín, J., Lorente, R., Muñoz-Fernández M.A., Resino, S. Hepatitis C virus infection is associated with endothelial dysfunction in HIV/hepatitis C virus coinfected patients.. AIDS 2010.

Artículos relacionados: