Introduce tu email:

Delivered by FeedBurner

Creative Commons License

Último mes

Mexico 9611
Spain 4057
Colombia 3930
Peru 1422
Chile 1119
Argentina 994
Venezuela 865
Bolivia 788
Ecuador 467
Dominican Republic 360
Total Visits: 25847
Total Pageviews: 40976
Powered By PepLamb.com

Novedades

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínica

email Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicaprintfriendly Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicatwitter Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicalinkedin Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicafacebook Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicatuenti Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicamyspace Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicatumblr Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicayahoo Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicagoogle plus Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínicashare save 120 16 Normas generales de seguridad biológica en el laboratorio de microbiología clínica

1. NORMAS GENERALES DE SEGURIDAD BIOLÓGICA EN EL LABORATORIO DE MICROBIOLOGÍA CLÍNICA

La peligrosidad de un agente está directamente relacionada con el tipo de manipulación a la que es sometido. Por ello es básico:

1. Conocer los agentes, sustancias y productos peligrosos que existen en el laboratorio.

2. Conocer la metodología de trabajo del laboratorio.

3. Conocer el equipamiento del laboratorio.

4. Conocer las medidas a tomar en caso de emergencia.

5. Conocer las leyes relacionadas con la seguridad Biológica.

6. Respetar y hacer cumplir todo lo anterior.

Para que se produzca un accidente por agente biológico deben concurrir básicamente cuatro elementos: un huésped susceptible, un agente infeccioso, una concentración suficiente de éste y una ruta de transmisión apropiada. De todos ellos, el que mejor se puede controlar en el laboratorio es la ruta de transmisión.

Las rutas de transmisión más comunes en el laboratorio son la aérea y la inoculación directa, muy por encima de todas las demás, aunque la oral, la percutánea y el contacto directo con la piel o las mucosas también son posibles.

Los microorganismos pueden penetrar en el organismo a través de la boca (ingestión), por los pulmones (inhalación), a través de la piel(inyección) y por los ojos.

Pueden ser ingeridos cuando se pipetea con la boca y pueden también penetrar en ella mediante los dedos y artículos contaminados en las mesas de laboratorio, por ejemplo, cigarrillos, comida, lápices. Dicha contaminación ambiental puede ser consecuencia de derramamientos y salpicaduras que no se descubren o que se desinfectan inadecuadamente.

La inhalación de partículas infectadas transmitidas por el aire (aerosoles), que se liberan durante muchas manipulaciones laboratoríales habituales, han causado probablemente el mayor número de enfermedades relacionadas con el laboratorio.

La inyección puede ser consecuencia de heridas accidentales con agujas hipodérmicas, pipetas Pasteur o material de vidrio infectado roto. Los gérmenes pueden también penetrar en el organismo a través de cortes y abrasiones de la piel, algunas de ellas de tamaño tan pequeño como para que pasen desapercibidas para el propio investigador.

Las salpicaduras de líquidos infectados en los ojos han sido la causa de un gran número de infecciones, algunas mortales.

Las vías de infección en las enfermedades adquiridas en el laboratorio no son necesariamente las mismas que las de las infecciones adquiridas «naturalmente». Además, la dosis infectante puede ser mucho mayor y, por tanto, los síntomas pueden ser diferentes.

Siendo imposible determinar a ciencia cierta si cualquier material biológico está contaminado con microorganismos del grupo 2 ó 3, ciertas muestras (respiratorias, etc.) en las que sea posible que exista un microorganismo del grupo 3 deben manipularse rutinariamente en las cabinas de Seguridad Biológica (CSB).

1.1. MEDIDAS GENERALES

Son de obligado cumplimiento en cualquier área del laboratorio.

– El acceso al laboratorio estará limitado al personal autorizado.

– No deben entrar en el mismo familiares ni amigos.

– El personal del laboratorio debe implicarse en el cumplimiento de las normas de seguridad.

– Todas las áreas estarán debidamente marcadas con la señal de riesgo biológico y su nivel de contención.

– Las puertas y ventanas deben permanecer cerradas para mantener la adecuada contención biológica.

– Todas las superficies de trabajo se limpiarán y desinfectarán diariamente y siempre que se produzca un derrame. Los residuos y muestras peligrosas que van a ser incinerados fuera del laboratorio deben ser transportados en contenedores cerrados, resistentes e impermeables siguiendo las normas específicas para cada tipo de residuo.

– El laboratorio debe permanecer limpio y ordenado y no es aconsejable utilizar los pasillos como almacén. Siempre debe quedar un espacio libre no inferior a 120 cm para poder evacuar el laboratorio en caso de emergencia.

– El transporte de las muestras dentro o entre laboratorios se realizará de tal manera que, en caso de caída, no se produzcan salpicaduras. Lo recomendable es hacerlo en cajas herméticas o neveras transportables. Estas cajas o neveras deberán ser rígidas y resistentes a los golpes, contar con materiales absorbentes en su interior y de fácil desinfección. Se etiquetarán o identificarán de forma oportuna y no podrán ser utilizadas para otros fines. Bajo ningún concepto se pueden transportar las muestras a mano.

– La ropa protectora, fácilmente ajustable y confortable, así como guantes, gafas, etc. debe estar disponible en todo momento. La ropa protectora de las áreas con nivel de contención 3 (cubrebatas) nunca debe ser usada fuera del área de trabajo y si se quita debe de ser desechada automáticamente en una bolsa de material contaminado. Jamás debe volver a ser usada.

– Todo el personal debe poner especial cuidado en evitar el contacto de la piel con materiales potencialmente infecciosos. Con este fin deben usarse guantes cuando se manipulen muestras o cultivos que contengan posibles patógenos. Los guantes siempre serán desechados antes de salir del área de trabajo. Jamás se saldrá de la misma con los guantes puestos, ni con ellos se cogerá el teléfono, se tocarán los volantes, etc.

– Tras quitarse los guantes, se realizará un lavado de manos.

– Se usarán gafas protectoras y mascarillas faciales si existe riesgo de salpicaduras y/o aerosoles.

– Se pondrá extremo cuidado en minimizar el riesgo de autoinoculación y de generación de aerosoles.

– Los derrames y accidentes deben ser informados inmediatamente al Supervisor y al Jefe del Laboratorio y hacerse constar por escrito.

– Nadie podrá trabajar en el área de tuberculosis con una prueba de Mantoux negativa.

– Está rigurosamente prohibido pipetear con la boca. Se realizará pipeteo automático con material adecuado y cada trabajador será instruido para manejarlo debidamente.

– En la zona de trabajo no debe colocarse material de escritorio ni libros ya que el papel contaminado es de muy difícil esterilización.

– No deberán usarse lentes de contacto.

1.2. HIGIENE

– El personal con el cabello largo debe llevarlo recogido.

– Comer, beber, fumar y aplicarse cosméticos esta formalmente prohibido en el área de trabajo del laboratorio, así como el almacenamiento de comida o bebida.

– El personal debe lavarse las manos frecuentemente durante las actividades rutinarias, tras acabar la jornada laboral y siempre antes de abandonar el laboratorio (almorzar). Se usará un jabón antiséptico y el secado se realizará con papel.

– Las heridas y cortes en las manos, si se han producido en el Laboratorio, serán comunicados al responsable de la Sección correspondiente, así como al Supervisor, que lo registrará haciendo constar todas las circunstancias. Las heridas y cortes deben ser convenientemente vendados y después es imprescindible ponerse guantes.

1.3. OBJETOS PUNZANTES Y CORTANTES

- El uso de agujas hipodérmicas y jeringas debe ser limitado. Sólo deben usarse las unidades ya montadas.

– Nunca se debe volver a poner la capucha a las agujas y éstas no deben ser torcidas ni separadas de la jeringa.

– Las agujas y jeringas usadas, así como los bisturíes, deben ser desechados sólo en contenedores especiales diseñados para este propósito.

2. NORMAS GENERALES DE UTILIZACIÓN DE EQUIPOS

  • Los equipos y aparatos nunca deben colocarse en zonas de paso, en particular en los pasillos del laboratorio.
  • Todos los aparatos con toma eléctrica deberán cumplir las normativas de seguridad correspondientes. Nunca deben utilizarse en zonas mal aisladas y expuestas a la humedad.
  • Las fuentes de calor (calentadores, termobloques, etc.), sobre todo si se alcanzan temperaturas elevadas, deberán estar debidamente señalizadas para evitar quemaduras accidentales.
  • Todos los procedimientos de utilización de aparatos deberían contar obligatoriamente con apartados relativos a su utilización segura.

2.1. NEVERAS Y HABITACIONES FRIGORÍFICAS

Un adecuado mantenimiento, limpieza y desinfección sistemáticos de los aparatos reduce considerablemente los riesgos asociados a su utilización. Sin embargo, aun en estas condiciones, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • No deben almacenarse cultivos de microorganismos patógenos por inhalación en recipientes que no estén convenientemente cerrados, especialmente si la cámara tiene un sistema de circulación de aire.
  • No deben almacenarse reactivos que contengan compuestos volátiles inflamables (éter etílico, por ejemplo) en neveras que no posean un sistema de protección antideflagración. En los aparatos de tipo doméstico que se utilizan en el laboratorio debe anularse la lámpara de la luz.

2.2. CONGELADORES

La congelación es un proceso que mantiene la viabilidad de muchos agentes infecciosos, de ahí un potencial riesgo y las siguientes recomendaciones:

  • Tratar de identificar en ficheros, listas, etc. el contenido de lo almacenado y sus riesgos potenciales.
  • El material potencialmente infeccioso debe colocarse en tubos, recipientes, etc. bien cerrados. No se llenarán completamente, para evitar que rebosen por efecto del aumento de volumen tras la congelación.
  • Descongelar periódicamente, limpiar y desinfectar si fuese procedente.
  • Utilizar guantes para manipular el contenido. Si la temperatura es baja (por ejemplo -70ºC o inferior), los guantes representan una protección adicional.

2.3. ESTUFAS E INCUBADORES

La limpieza y la desinfección, periódicas y sistemáticas, son el método recomendable para reducir los riesgos derivados de la contaminación accidental del personal del laboratorio.

2.4. MICROONDAS

Los microondas cada vez son más populares en el Laboratorio de Microbiología y constituyen una nueva fuente de accidentes, entre los más frecuentes las explosiones cuando se usan para calentar medios con agar, ya que la diferencia de velocidad de calentamiento produce burbujas que pueden estallar.

  • Las botellas o matraces deben tener el tapón aflojado, ya que si está cerrado estallan fácilmente.
  • Estar siempre presente, con la ropa y pantalla facial adecuadas, y controlar la intensidad del aparato, que sólo puede ser la máxima con agua y la mínima si se usa con agar.
  • Deberá existir una tabla bien visible de los tiempos en cada posición del potenciómetro y de las cantidades a emplear.
  • Los microondas interfieren con los marcapasos. No deben ser colocados a una distancia inferior a 2 m de las personas que sean portadoras de uno de estos dispositivos.

2.5. AUTOCLAVES

Los autoclaves deben poseer manómetro y termostato, así como válvula de seguridad, sistema de desconexión rápido y la purga del vapor ha de realizarse a un recipiente estanco y con agua, jamás directamente al exterior.

  • No deben usarse si no se conocen perfectamente todos los mandos y su fundamento.
  • Usar guantes especiales para protegerse del calor.
  • No abrir jamás si el manómetro no está a “0” y la purga no ha sido abierta.
  • Controlar una vez al mes su capacidad de desinfección mediante esporas, no siendo suficiente el método químico. El uso de registros de presión y temperatura de cada proceso y la instauración de un programa de mantenimiento también puede ser una alternativa válida al control mediante esporas. El agua debe ser cambiada regularmente.

2.6. CENTRÍFUGAS

Los mayores riesgos derivan, sobre todo, de la contaminación por los aerosoles generados durante la centrifugación de materiales biológicos y, en menor medida, de los traumatismos accidentales. Se recomienda:

  • Cuando se centrifugue material biológico potencialmente infeccioso deben utilizarse tubos cerrados; la centrífuga debe disponer de rotores o cestillos de seguridad que protejan al operador de los posibles aerosoles.
  • La rotura accidental de un tubo y su vertido en la cubeta representa una incidencia importante que debe ser comunicada inmediatamente al Supervisor o responsable, de forma que se proceda a la desinfección segura del aparato.
  • No se deben utilizar centrífugas antiguas que no posean sistema de cierre de seguridad, del que disponen todos los aparatos actuales, ni manipular éstas de forma que permitan su apertura mientras están en funcionamiento.
  • Si el laboratorio dispone de ultracentrífugas, el equilibrado cuidadoso del rotor es fundamental.

2.7. MISCELÁNEA

  • Las bombas de vacío y los aspiradores deberán contar con las correspondientes trampas y filtros.
  • Los baños de agua (“baños maría”) deberán contener un desinfectante adecuado, ser limpiados una vez a la semana y desinfectados con periodicidad mensual.
  • En la zona de trabajo no debe colocarse directamente material de escritorio ni libros, ya que el papel contaminado es de difícil esterilización o desinfección.

Artículos relacionados: