Respuesta inmune frente a agentes infecciosos

1. RESPUESTA INMUNE FRENTE A AGENTES INFECCIOSOS

1.1. INTRODUCCIÓN

1.1.1. INFECCIÓN Y ENFERMEDAD INFECCIOSA

1.1.2. LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS SON CAUSADAS POR DIVERSOS AGENTES VIVOS QUE SE REPLICAN EN SUS HUÉSPEDES

1.1.3. LOS AGENTES PATÓGENOS DAÑAN LOS TEJIDOS DE DIVERSAS MANERAS.

1.1.4. OBJETIVO DE LA RESPUESTA FRENTE A MICROORGANISMOS

1.1.5. BARRERAS FRENTE A LA INFECCIÓN

1.2. EVOLUCIÓN DEL PROCESO INFECCIOSO Y LA RESPUESTA INMUNE

1.2.1. CURSO DE UNA INFECCIÓN AGUDA TÍPICA

1.2.2. ESTADÍOS DE LA RESPUESTA INMUNE

1. Respuesta inmune frente a agentes infecciosos

1.1. Introducción

1.1.1. Infección y enfermedad infecciosa

· Cada uno de nosotros somos seres pluricelulares expuestos a infección. Somos un conjunto de 1014 células, una enorme cantidad de nutrientes para los microorganismos de nuestro entorno.

· Los microorganismos penetran por múltiples vías y utilizan diferentes mecanismos para producir enfermedad

· La enfermedad infecciosa se produce cuando:

  • Agente infeccioso se multiplica. El patógeno debe crear copias y multiplicarse
  • El huésped responde y debe sobrevivir al patógeno

· Los microorganismos pueden entrar en el cuerpo a través de diferentes vías y utilizan una amplia variedad de mecanismos para causar enfermedad infecciosa.

· Esta se inicia cuando un agente patógeno sobrepasa o evade con éxito las defensas innatas del huésped y establece un foco de infección y replicación, posteriormente, la producción de toxinas, en algunos casos, y la diseminación a través de los vasos linfáticos o del torrente sanguíneo conduce a la aparición de enfermedad significativa.

1.1.2. Las enfermedades infecciosas son causadas por diversos agentes vivos que se replican en sus huéspedes

· Los mecanismos efectores para eliminar una infección dependen del agente infeccioso.

· Los agentes patógenos se encuentran en diversos territorios corporales donde deben ser combatidos por los diferentes mecanismos de defensa.

clip_image002[4]

1.1.3. Los agentes patógenos dañan los tejidos de diversas maneras.

clip_image004[4]

1.1.4. Objetivo de la respuesta frente a microorganismos

La respuesta del sistema inmune frente a los microorganismos puede ser:

• Adecuada, conlleva confinamiento y destrucción del germen (infecciones agudas)

• Inadecuada, que facilita la progresión y/o cronificación de la infección.

  • Lesión inflamatoria aguda o crónica. ej: tuberculosis
  • Inducción secundaria de respuesta frente a antígenos propios conduce al desarrollo de enfermedad autoinmune. ej: Artritis reactiva.

En ambos tipos de respuestas se puede producir daño en las células residentes de los tejidos en los que se localiza el agente microbiano o sus productos, es decir, lesiones inflamatorias agudas o crónicas. El deficiente reconocimiento y/o respuesta efectora del sistema inmune frente a células tumorales que se produce en los pacientes neoplásicos le implica también en la patogenia de las enfermedades malignas. La inadecuada respuesta efectora hacia los antígenos propios es el fundamento patogénico de otro grupo relevante de enfermedades, las denominadas autoinmunes. En estas entidades patológicas se pierde la tolerancia fisiológica a las células y/o moléculas del organismo, desencadenándose una respuesta que induce daño funcional u estructural con frecuente desarrollo de lesiones inflamatorias.

En la defensa frente a cada patógeno intervienen:

  1. Respuesta natural o innata
  2. Respuesta adquirida
  3. Mecanismos de evasión de la respuesta inmune por parte de los patógenos (Evolución paralela del sistema inmune y los patógenos)
1.1.5. Barreras frente a la infección

La interacción entre los microorganismos presentes en el medio ambiente y nuestro cuerpo se está produciendo continuamente a través de la piel y las mucosas (respiratoria, digestiva, genitourinaria, etc.). Sin embargo, a pesar de que esta exposición es casi continua, las enfermedades infecciosas son relativamente raras.

La primera línea de defensa que se encuentran son las superficies epiteliales que actúan como barreras eficaces y duraderas frente a la mayoría de los microorganismos. Si finalmente son sobrepasadas, los microorganismos son eliminados eficientemente por los mecanismos de la inmunidad innata que se desarrollan en los tejidos subyacentes. Así, en la mayoría de los casos, se previene el establecimiento de un foco de infección sin que se produzca ningún síntoma y los microorganismos que se ponen en contacto con la piel, se ingieren o se inhalan, son eliminados sin producir enfermedad.

clip_image006[4]

1.2. Evolución del proceso infeccioso y la respuesta inmune

1.2.1. Curso de una infección aguda típica

clip_image008[4]

1. Innata rápida (entre 4 minutos y las 4 horas)

  • Activación del complemento por la vía alternativa
  • Activación de los macrófagos (Receptores de C3b, LPS, TLR, etc.)

2. Innata inducida más lenta (entre las 4 horas y los 4 días)

  • La inflamación, reclutamiento de células efectoras
  • La activación de células NK
  • Producción y liberación de interferón alfa y beta

3. Adaptativa a partir de los 4 días (transporte antígenos y expansión clonal)

  • Linfocitos T efectores
  • Anticuerpos producto de células B efectoras.
1.2.2. Estadios de la respuesta inmune

clip_image010[4]

Artículos relacionados: