Seguridad frente a agentes físicos y malas posturas

SEGURIDAD FRENTE A AGENTES FÍSICOS Y MALAS POSTURAS

ACCIDENTES

Resbalones, caídas, lesiones de espalda, cortes etc. La mayoría de las veces ocurren cuando hay “masificación”, escasa limpieza, almacenamiento inadecuado y/o pobre iluminación.

Las áreas masificadas deben ser rediseñadas y hay que prestar especial atención a una limpieza adecuada.

Los dolores de espalda, pueden ser prevenidos (evitados) enseñando a los trabajadores métodos correctos de elevación de cargas.

El uso de zapatos (calzado) cerrado y de tacón bajo se recomienda para prevenir lesiones de espalda y caídas. Todos los accidentes deben ser investigados (aclarados) para evitar reincidencias y mejorar las condiciones de trabajo.

ELECTRICIDAD

Todo el equipo eléctrico en el Laboratorio de Microbiología debe mantenerse en buenas condiciones de trabajo, con instrumentos anclados y adecuadas salidas y circuitos eléctricos. Los cables no deben pasar por debajo de pilas u otras piezas de equipamiento (mejor no visibles) y el uso de cables alargadores no es recomendable. La caja de circuitos debe estar correctamente etiquetada (señalada), con un fácil acceso y un correcto y continuo mantenimiento.

RUIDOS

De acuerdo con el RD 1316/89 sobre “Protección de los Trabajadores frente a los Riesgos derivados de la Exposición al Ruido durante el Trabajo”, en los puestos de trabajo en los que el nivel diario equivalente supere los 60 decibelios, deberán adoptarse las medidas establecidas.

La exposición a niveles de ruido por encima de los 85 decibelios podría conducir a la pérdida de audición, efectos adversos para la salud (presión arterial alta), accidentes y disminución de la capacidad para desarrollar el trabajo co- rrectamente. Es necesario, por tanto, que sean realizados todos los esfuerzos para minimizar los niveles de ruido en el laboratorio. Las ondas de alta frecuencia pueden ser también dañinas y deben usarse protectores auditivos cuando se utilizan aparatos como el sonicador.

Si el ambiente laboral parece ruidoso, y particularmente si existe una gran dificultad para oir a alguien hablar en un tono normal a una distancia de un metro, los niveles de ruido deben ser comprobados por un experto con el adecuado medidor homologado.

LESIONES ERGONÓMICAS Y POR MOVIMIENTOS REPETITIVOS (MALAS POSTURAS)

Se pueden producir lesiones en el Laboratorio por un diseño inadecuado del lugar de trabajo, de los complementos o de los asientos, que dan lugar a malas posturas. Una altura y posición adecuadas de las banquetas y las sillas es esencial a la hora de reducir las lesiones de espalda.
Algunos movimientos repetitivos requieren la flexión de muñeca, por ejemplo el pipeteado, que pueden producir lesiones (Síndrome del túnel carpiano).
Los Laboratorios de Microbiología utilizan ordenadores con monitores y, aunque sus potenciales efectos adversos para la salud no son bien conocidos, parece que su uso excesivo puede conducir al estrés físico y psiquico. Las pausas periódicas del uso de los terminales pueden ser beneficiosas y es importante que haya una buena luminosidad. En definitiva, deben seguirse las recomendaciones fijadas en el RD 488/97 sobre “Disposiciones mínimas de Seguridad y Salud relativas al Trabajo con Equipos que incluyen Pantallas de Visualización”.
Se pueden conseguir grandes mejoras en el aspecto de las malas posturas con simples cambios en el lugar o en las prácticas de trabajo.

ESTRÉS PSICOSOCIAL

Las grandes cargas de trabajo pesado y rutinario pueden generar estrés en los trabajadores. Los síntomas asociados al estrés psicosocial son depresión, ansiedad, insatisfacción laboral, así como manifestaciones somáticas tales como acidez de estómago, presión arterial alta, dolor de cabeza, etc.
El estrés psicosocial puede llevar en último término a la adicción al alcohol y/o a las drogas.
La presencia de supervisores bien adiestrados, un óptimo ambiente y entorno de trabajo y la participación activa del trabajador pueden ayudar a prevenir su desmotivación.

Artículos relacionados: