Virus de la hepatitis G (VHG)

El virus de la hepatitis G (VHG) pertenece a los Flavivirus. También es conocido como GB virus C (GBV-C).

La familia Flaviviridae esta formada por virus que se propagan principalmente por vectores artrópodos (especialmente garrapatas y mosquitos). Incluye los siguientes géneros:

– Género Flavivirus (la especie tipo es el Virus de la fiebre amarilla, también incluye el Virus del Nilo Occidental y el Virus del dengue). Se han identificado en total 67 virus en humanos y animales.

– Género Hepacivirus (la especie tipo es el Virus de la hepatitis C, único miembro).

– Género Pestivirus (la especie tipo es la Virus de la diarrea bovina, también Virus de la peste porcina). Otras especies infectan mamíferos no humanos.

A. AGENTE ETIOLÓGICO.

1. CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL VHG.

– Las partículas virales presentan envoltura y son esféricas.

image

– la simetría de la nucleocápside icosaedrica.

– Genoma típico de Flavivirus: Cadena simple de RNA genómico de sentido positivo y de alrededor de 9.5 kb. Tiene una estructura abierta agrupada por las regiones no traducidas (UTR) 5’ y 3’.

2. REPLICACIÓN.

– El genoma del virus es idéntico a las moléculas de ARNm de la célula en todos sus aspectos excepto en la ausencia de cola poli-A. De este modo el virus puede explotar el aparato celular para sintetizar sus propias proteínas, tanto estructurales como no estructurales.

 

– El ribosoma celular es crucial en la replicación de los Flavivirus al traducir el ARN vírico de manera similar al ARNm celular, dando como resultado la síntesis de una sola poliproteína.

– Las proteínas estructurales son codificadas en la parte 5’ y las proteínas no estructurales (NS) en la región 3’.

clip_image002

– Una vez traducida, la poliproteína subdividida en varios polipéptidos gracias a la acción de proteasas, tanto virales como celulares.

– La poliproteína posee propiedades autocatalíticas que automáticamente libera el primer péptido, un proteasa virus específica capaz de segmentar el resto de la proteína en péptidos individuales; uno de ellos es una polimerasa responsable de la síntesis de una molécula de ARN(-), la cual actúa de molde para la síntesis del genoma de los virus hijos.

– A continuación, se ensamblan las nuevas partículas víricas. Ello ocurre durante la fase de construcción que es también responsable de la acumulación de la envoltura y de la lisis de la célula hospedadora.

3. GENOTIPOS.

Se han establecido 5 genotipos distribuidos por todo el mundo:

– Genotipo 1 se encuentra en África, y se piensa que es el ancestro común. Debido a las migraciones se fue extendiendo y diversificando hacia los otros grupos existentes.

– Genotipo 2: se encuentra repartido por Europa, Estados Unidos y América del Sur.

– Genotipo 3: abarca el Norte de Asia y también se encuentra una variante en Sudamérica, probablemente debido a las primeras colonizaciones.

Genotipo 4: se encuentra en el Sur asiático.

– Genotipo 5: se encuentra en Sudáfrica.

B. PATOLOGÍA.

– Produce una infección autolimitada de unos 6 meses aproximadamente.

– Es un virus que no produce una patología hepática grave. En todo caso, una hepatitis de curso leve, benigna, de corta duración y con mínimo daño a los hepatocitos.

– En la mitad de los pacientes, el nivel de transaminasas es normal.

– Se han comunicado algunos casos de hepatitis aguda fulminante por VHG.

– No se ha demostrado asociación con hepatitis crónica, cirrosis ni carcinoma hepatocelular.

– Se ha descrito una asociación entre la presencia del virus G y una menor probabilidad de desarrollar síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) en sujetos infectados por HIV. Aparentemente en pacientes con SIDA, infectados por el VHG, existe un mayor número de linfocitos CD4 y hay progresión más lenta o no hay progresión a estadios avanzados de la enfermedad. Este efecto protector posiblemente esté asociado a una mantención de un perfil de expresión de citokinas tipo Th-1 que inhibe la replicación del HIV en los pacientes coinfectados.

– En estudios histológicos de tejido hepático de pacientes infectados sólo por VHG se ha observado moderada esteatosis sin aumento del infiltrado celular inflamatorio periportal o necrosis del tejido hepático.

– En los pacientes en los que el VHG está coinfectando con virus B o C los cambios histológicos son atribuibles a los otros virus no al VHG.

– Existen datos preliminares que sugieren que el VHG en las formas de viremia crónica permanecen integrados a los linfocitos de sangre periférica.

C. EPIDEMIOLOGÍA

Los análisis epidemiológicos demuestran que, aunque no esté relacionado con ninguna enfermedad, la infección por GBV-C es muy común en la población y está distribuida por todo el mundo. Por tanto, GBV-C puede establecer una infección persistente pero sin síntomas clínicos ni enfermedad. Parece ser que se transmite por vía sexual, de madres a hijos y por exposición a sangre contaminada. Los factores de riesgo para la infección por VHG parecen ser similares a los de la hepatitis C.

El VHG se transmite por:

– Sangre, transfusiones sanguíneas, hemoderivados.

– Uso de drogas intravenosas

– Transmisión perinatal.

– Transmisión sexual.

El VHG ha sido identificado en población aparentemente sana con una frecuencia de 1%-10% según países. La prevalencia es más elevada en multitransfundidos, hemodiálisis, en adictos a drogas intravenosas, y en pacientes con SIDA. En donadores infectados con HBsAg y en infectados por virus C hubo coinfección con el VHG en 2% y 10% respectivamente.

En 1998, Heringlake y cols. encontraron un efecto beneficioso del GBV-C sobre el curso de la infección por VIH ya que el ser portador del GBV-C-RNA se asoció a una más lenta progresión de la enfermedad VIH. Este efecto fue posteriormente confirmado por otros autores, pero los mecanismos por los que el GBV-C puede influir en la replicación del VIH y demorar el desarrollo a SIDA no están claros y por esta razón una relación causal entre coinfección y supervivencia prolongada de personas con VIH es muy discutida. Aunque los mecanismos concretos de este efecto protector  no se conocen del todo, parece ser que la infección con GBV-C altera los receptores de la entrada del VIH a las células, inhibe la replicación del VIH, mejora la respuesta inmune innata, activa los linfocitos, … en definitiva afecta a varios factores celulares del huésped que dificultan el ciclo de replicación del VIH.

D: DIAGNÓSTICO.

Por el momento se cuenta con dos pruebas:

– Reacción de la polimerasa en cadena reversa (RT-PCR) que detecta una secuencia de RNA que corresponde al virus circulante (viremia).

– ELISA de segunda generación para la detección de anticuerpos dirigidos contra la proteína 2 de envoltura (E2). El resultado positivo indica exposición al virus o infección previa y por los hallazgos consistentes de elevación de anticuerpos y ausencia de RNA de VHG probablemente pueda ser utilizado como indicador de aclaramiento sérico del virus.

– En los pacientes con viremia se ha encontrado la presencia del virus en saliva aproximadamente 3 logaritmos menos que la concentración detectada en sangre.

E. TRATAMIENTO.

– En principio, por las características de la enfermedad, no se requiere la utilización de tratamiento.

– No existen vacunas disponibles.

Artículos relacionados: